Saltar al contenido

Un centro de distribución urbana de última milla que reparte con bicicletas eléctricas

Vehículos eficientes y ecológicos para el reparto de última milla en el centro de las ciudades parece una solución ante la necesidad de reducir los vehículos de combustión y de gran tonelaje en las urbes. Esa ha sido la apuesta de una startup que ha creado un centro de distribución urbana sostenible con bicicletas eléctricas en Madrid.

Bicicletas eléctricas que utiliza la startup Mensos, que ha desarrollado un centro de distribución sostenible en Madrid.

Mensos, que así se llama la empresa emergente de mensajería sostenible, lleva a los domicilios los paquetes procedentes de los ecommerce desde su centro de distribución, donde los almacena y prepara para su reparto en sus bicicletas, equipadas con un motor de 250 w.

Geolocalización y trazabilidad

Este centro de distribución cuenta con tecnología software de gestión y trazabilidad mientras que las bicicletas, capaces de llevar hasta 100 kilos de carga, están equipadas con tecnología de geolocalización y trazabilidad de las mercancías que transporta.

Según informa la compañía, el reparto de dos bicicletas de Mensos equivale al de una furgoneta de combustión, lo que ha supuesto en 2018 un ahorro de 27 toneladas de CO2 en el centro de Madrid. Además, su centro de distribución y el transporte de última milla garantiza el control de cadena de frío en un proyecto cooperativo con otras compañías, con lo que se pueden transportar todo tipo de alimentos.

Para poder llevar a cabo el desarrollo tecnológico del centro de distribución urbana sostenible y seguir escalando este modelo de negocio y llevarlo a otras ciudades, Mensos ha abierto una ronda de inversión participativa a través de la plataforma de impacto social, la Bolsa Social, donde espera recaudar entre 100.000 y 125.000 euros.

Fuente: esmarcity.es

AGECU