El comercio electrónico se dispara en Valencia y complica el reparto de mercancías

La última encuesta realizada por el Ayuntamiento acerca del uso de las tecnologías de la información en los hogares ha deparado la sorpresa de un incremento notable del comercio electrónico. Así, en el 46,1% de los hogares de la ciudad se realizaron el último año compras por internet, una cifra que supera con creces la media en la Comunitat y en el conjunto de España, donde se elevan a 40,5% y un 39,1% respectivamente. La subida del comercio electrónico lleva aparejada una mayor carga de trabajo entre las empresas de distribución, lo que explica las fuertes demandas presentadas a la Ordenanza de Movilidad, aprobada la semana pasada y que recoge algunas novedades para facilitar las tareas.

Entre ellas se encuentra una ampliación de las horas de carga y descarga, que se permitirá desde las ocho hasta las veinte horas, excepto en aquellas donde la señalización establezca otro horario. La limitación en las calles peatonales se mantiene desde las ocho hasta las once de la mañana, salvo que exista justificación para aumentarlo.

El Consistorio modifica las normas de carga, horarios y la obligación de reparar pavimentos dañados por el tráfico

El aumento del comercio electrónico ha sido continuo. En 2014, menos de un tercio de los encuestados reconocía haber comprado por internet, lo que refleja la rapidez en las que se han modificado los hábitos de compra. Otra de las novedades en la ordenanza es la capacidad de combinar en la normativa la carga y descarga con los nuevos modos de transporte: «En las operaciones de carga y descarga que tengan que atravesar zonas peatonales o carriles bici se deberá respetar la prioridad de paso peatonal, ciclistas y vehículos de movilidad personal», se indica en el documento definitivo.

Otra de las incorporaciones se refiere al daño que producen los vehículos de transporte en el pavimento de estas calles. «Se tomarán todas las medidas preventivas necesarias que eviten daños al pavimento o al mobiliario urbano, siendo a cuenta del infractor la subsanación de las deficiencias que pudieran ocasionarse por la actividad. En caso de inobservancia de esta obligación, será la Administración quien procederá a la subsanación de los daños producidos, corriendo todos los gastos por cuenta del infractor».

Debido al aumento de demanda de las plazas de carga y descarga por el incremento del reparto, se añade otra novedad en la ordenanza. «El Ayuntamiento estudiará, de acuerdo con el sector de la Distribución Comercial, la introducción de sistemas para la monitorización y/o la reserva previa de plazas de carga/descarga, y el control o regulación del tiempo de estacionamiento, mediante medios electrónicos, físicos o mecánicos. Se podrá establecer un registro de vehículos dedicados a la actividad de distribución urbana de mercancías con la finalidad de facilitar la gestión y el control de las operaciones de carga y descarga», con el fin de regular esta actividad y evitar la saturación en algunos barrios.

Fuente: Las Provincias