El comercio electrónico superó los 10.000 millones de euros en el tercer trimestre de 2018 en España, lo que representa un crecimiento del 30% respecto al año anterior, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En este contexto, PHC Software, desarrollador de soluciones de gestión empresarial, ha identificado cuáles son los cinco pilares fundamentales para que el retail incorpore las necesidades de digitalización, acercando la venta online al comercio minorista:

  • Pago digital.  Para poder contar con una oferta online actualizada es fundamental ofrecer facilidades y diversidad en el pago digital, ya que cada vez son más comunes, tanto para comprar productos, hacer transferencias, o trámites de forma general. La velocidad y la seguridad se han convertido en dos variables que suponen ventajas competitivas para los retailers.
  • Automatización de procesos. Como parte del proceso de transformación digital que, de forma general, están abordando las empresas, es fundamental automatizar los procesos y contar con una herramienta digital back office para ganar rentabilidad y operatividad. Los sistemas ERP incluyen servicios como el registro del cliente, la gestión de pedidos, el control de stock o la gestión de la logística y la facturación, entre otras cosas.
  • Analytics. El avance de las nuevas técnicas de análisis de datos supone una gran evolución en cualquier sector. La recopilación y análisis de los datos permite obtener insights de los clientes y del sector que ayudan en la toma de decisiones de la empresa. Los datos se convierten en conocimiento y permiten predecir y conocer las necesidades de los clientes.
  • Return on experience. La experiencia de cliente personalizada es una de las claves de fidelización en el mercado actual. En la actualidad, el concepto customer experience ha dado un paso al frente para que se optimice el return on experience, que permite a los retailers medir la eficacia que las estrategias de personalización tienen sobre el cliente.
  • Protección de datos. En un negocio e-commerce, la protección de datos es fundamental. La entrada en vigor del GDPR en 2018 puso la protección de datos en el centro del debate y los consumidores están cada vez más concienciados con el valor que sus datos tienen. La seguridad y la transparencia son factores claves para los retailers que aportan confianza y valor de marca. Para lograr un e-commerce de éxito es necesario cumplir con las normativas en cuanto a protección de datos e incluirlas en todos los procesos.

Fuente: revistainforetail.com