El grupo sueco estrena en Berlín una línea de ropa diseñada a partir de las tendencias que los usuarios de la ciudad buscan en Internet, extraídas gracias a la geolocalización.

H&M da un paso más para acercarse al consumidor. La cadena sueca ha escogido la ciudad de Berlín para lanzar una colección de ropa en función del big data. A partir de datos recolectados a partir de ‘cookies’, que siguen el patrón de los consumidores cuando navegan por Internet, el gigante sueco ha dispuesto de los gustos y las tendencias que el consumidor busca, para lanzar una línea de ropa acorde con esa demanda.

El objetivo principal del grupo sueco ha sido probar la producción bajo demanda. De esta manera, la compañía se ahorra costes de transporte innecesarios, así como otros gastos de almacenamiento y sobreproducción. Así mismo, H&M hace un guiño a la sostenibilidad dado que, según la empresa, producir bajo demanda “es bueno para el medioambiente”.

En concreto, H&M ha manejado una serie de datos muy específicos, como siluetas y colores preferidos, así como de información referida a materiales y estampados. De esta forma, la colección, producida en Europa, ha consistido exclusivamente en monos, gabardinas, faldas, tops e, incluso, chándales y pantalones de ciclismo. La colección se estrenó el 16 de mayo y solo está disponible en las ocho tiendas que la cadena sueca dispone en la ciudad berlinesa.

 

“Con esta colección queremos centrarnos exclusivamente en el consumidor y ofrecerles a nuestros clientes de Berlín una colección local y relevante”, ha destacado Heléne Riihonen, desarrolladora de negocio del laboratorio de H&M, en un comunicado del gigante sueco. Para acabar de definir los gustos del público berlinés, H&M ha contado con el asesoramiento de la influencer Lisa Banholzer, que ha ayudado a sacar adelante el concepto creativo.

H&M no es la primera empresa que muestra interés por experimentar con el big data. La gran corporación estadounidense Nike anunció que tenía intenciones de adaptar su oferta a las diferentes ciudades según el gusto del consumidor, rastreado a partir de cookies. Sin embargo, Nike remarcó que los productos ofrecidos a partir de los datos extraídos no serían de nueva creación, sino de la lista de prendas ya existentes.

La cadena de moda sueca obtuvo un beneficio neto de 12.652 millones de coronas suecas (1.219 millones de euros) en el ejercicio fiscal correspondiente a 2018, un 22% menos que lo obtenido en el mismo ejercicio del año anterior. Sin embargo, H&M incrementó sus ventas en 2018, llegando a los 210.400 millones de coronas suecas (20.297,9 millones de euros), un 5% más que en 2017.

Fuente: modaes.es