Las nuevas tecnologías, además de atraer a los clientes e impulsar el compromiso con la marca, también doblará el beneficio de las compañías del sector, según el informe A transformation in store, elaborado por McKinsey.

 

La tecnología en tienda impulsa la rentabilidad. La introducción de nuevas herramientas, como la inteligencia artificial, la automatización a través de robots, o el análisis de datos sirven, además de para atraer al consumidor a tienda y generar mayor compromiso con la marca, para aumentar la rentabilidad de los retailers.

La introducción de nuevas tecnologías doblará el margen de ebit, que pasará a situarse de entre un 2% y 4% hasta oscilar entre un 5% y un 9%, según señala el informe A transformation in store, elaborado por la consultora McKinsey.

En concreto, la introducción de robots y herramientas de automatización de procesos en las tiendas, como la optimización de los suministros, la introducción de Rfid para la gestión del stock o las mejoras en el almacén, supondrán que el margen de ebit de un retailer aumente entre un 2% y un 4%.

En paralelo, el uso del análisis de datos en las actividades administrativas de los retailers reducirá en un 20% los costes operacionales, lo que supondrá que el margen de ebit se eleve entre un 1% uy un 2%, según explica la consultora.

Por otro lado, la introducción de tecnología en el back office y la automatización de procesos en tienda supondrá una reducción del 10% en los costes administrativos, lo que se traduce en un incremento de entre el 0,5% y el 1% en el margen de ebit de un retailer.

El uso de nuevas tecnologías como espejos virtuales, hologramas, probadores inteligentes o realidad aumentada para atraer al consumidor e incrementar las ventas también impactarán en el margen de ebit de los retailers. Concretamente, su uso incrementará la rentabilidad de las empresas del sector entre un 1% y un 2%.

Además de transformar las operaciones en tienda, la introducción de nuevas tecnologías impactará en el personal de los establecimientos. Según el informe, la automatización de procesos con las nuevas herramientas supondrá la reducción del personal de tienda, lo que también se traducirá en la reducción de costes laborales.

Los empleados que mantengan su posición, por su parte, focalizarán su actividad en la atención al cliente. Además, según explica el informe, bajo estos nuevos horizontes, la fuerza laboral estará más cualificada y exigirán un aumento de salario.

Fuente: Modaes.es