Economía inicia la tramitación de una ley que blindará el decreto contra mega centros de ocio y que se inspira en la gestión de los distritos comerciales de otros países

La Conselleria de Economía Sostenible ha comenzado ya la tramitación del anteproyecto de ley de Comercio Sostenible que anunció recientemente en las Cortes el conseller Rafa Climent. Concebido para «armonizar las normas con rango legal vigentes» en el ámbito autonómico, la norma servirá también para introducir una novedad en la gestión comercial, permitiendo a los comercios organizarse como ya se hace en los polígonos industriales.

Así lo avanzó ayer en declaraciones a este diario la directora general de Comercio, Rosana Seguí, quien defendió que lo que se pretende es «profesionalizar el sector del comercio local» fomentando el asociacionismo de los distintos agentes de un espacio comercial consolidado. En este sentido, el primer borrador, que se presentará a finales de año, se inspirará en los llamados Business Improvement Districts (BID o áreas de promoción económica urbana) que funcionan en Estados Unidos, Reino Unido o Alemania, tal y como destacó Seguí.

El objetivo de la ley es introducir «nuevos instrumentos para la ordenación de las zonas comerciales y la participación de las empresas y comercios en su gobernanza», según explica la Conselleria en el documento que se ha sacado a consulta pública para recabar la opinión del sector. Es más, la propia Conselleria toma como referencia su ley para la gestión, modernización y promoción de las áreas industriales, pues «marca el camino para que empresas comerciales colaboren entre sí en la gestión y modernización de sus ámbitos».

La ley de áreas industriales introduce la figura de la Entidad de Gestión y Modernización (EGM) para favorecer la colaboración entre las empresas y los ayuntamientos en la gestión de los polígonos industriales. Aunque constituirse en EGM es algo voluntario, si los propietarios mayoritariamente optan por esta figura, es obligatorio para todos sumarse a ella.

Algo similar es lo que se quiere para la gestión de los espacios comerciales consolidados. «Será lo que decida una zona comercial, de manera que si optase por un BID, todos los comercios estarían obligados a asociarse», señaló Seguí, quien destacó que así se facilitará por ejemplo la firma de convenios con ayuntamientos y se abaratarán costes.

Por otro lado, la ley de comercio sostenible acabará blindando el Plan de Acción Territorial Sectorial del Comercio (Patsecova), que la Conselleria pretende aprobar en los próximos meses mediante un decreto y que supondrá, en la práctica, el veto definitivo a grandes centros comerciales como e proyectado por Intu Mediterrani en Paterna. De hecho, la patronal del pequeño comercio Confecomerç CV ya advierte de que uno de los aspectos a tener en cuenta en esta nueva ley será «la ordenación del territorio», para conseguir «el equilibrio comercial». «Dependerá de la articulación del Patsecova en la ley», explicaron desde la patronal, que además reivindicará la regulación de las rebajas (que hoy está en manos del Gobierno central).

Fuente: El Mundo