Desde CEC recuerdan que la liberalización de las rebajas y la competencia desleal son dos problemas que inciden en el cierre de negocios

Vender no siempre implica que el negocio permanezca abierto. Así lo ven desde la Confederación Española de Comercio (CEC), desde donde aseguran que el hecho de que hayan aumentado las ventas durante el mes de julio no ha frenado el cierre de comercios.

Los datos que barajan del mes de julio ponen de relieve que las ventas del comercio minorista aumentaron un 4,7% durante el mes de julio, con respecto al mismo periodo del año anterior. Además, la tasa registrada es de 4,3 puntos superior respecto al mes de junio.

Competencia del ecommerce

No obstante, advierten de que el comercio de proximidad vive una situación “precaria”. Según dicen, el 95% de este tipo de comercios está formado por autónomos que deben “estrechar sus márgenes durante todo el año para hacer frente a las rebajas continuadas y a la competencia del ecommerce”.

En concreto cifran que en cinco años, 31.680 comerciantes autónomos han echado el cierre. En ese tiempo, en 2016 había 2.698 personas menos con respecto a enero de 2015; en 2017 en 6.804 menos, mientras que el descenso en 2018 fue de 11.926 y en 2019 se registró uno de 10.252 comerciantes autónomos.

Para subsanar la situación, plantean medidas como regular las rebajas de los comercios, así como los periodos y su duración, apostar por la digitalización del sector, luchar contra el intrusismo en el sector y ofrecer por parte de las instituciones un mayor apoyo para los comerciantes.

El presidente de CEC apunta que la liberalización del periodo de rebajas y la competencia desleal son dos de los principales problemas que tienen cuando se trata de pérdida de cuota de mercado.

Fuente: Cinco Días