Además, quiero que hagamos un experimento. ¿Qué te parece si todos hablamos del Black Friday en el pequeño comercio en redes sociales (LinkedIn o Twitter)? Te propongo utilizar el hashtag #BlackFridayDeBarrio.

¡Vamos con las ideas! Y esta vez más que nunca, espero tus comentarios al terminar el artículo.

1. Evita hacer lo mismo que los grandes

Si puedes invertir lo mismo que los MediaMarkt, Leroy Merlin o Carrefour, dale la vuelta a la primera idea y haz lo mismo que ellos. Si no, olvídate de los descuentos agresivos o de regalar los primeros 100 productos que al primero que sea capaz de meterlos en una bolsa.

2. Tus vecin@s compran por la tarde. No les hagas madrugar (a no ser que vendas a profesionales)

No sé cuál es la gracia que ven algunos comercios en poner las ofertas de Black Friday a las 8 de la mañana. O a las 9. En definitiva, a primera hora de la mañana. La gente duerme y luego trabaja. Y por la tarde, después de estar calentándose todo el día, acuden a mercados, centros comerciales, o a su web o tienda de referencia.

Otra cosa es que tengas un negocio B2B, para profesionales. En tal caso, no solo debes tener las ofertas a primera hora sino que si las acompañas de un café y unos churros, te los ganarás para todo el año.

Basta con que pienses en tu público y te adaptes a sus horarios de compra. Asegúrate de que tus clientes y vecin@s conozcan tus ofertas de Black Friday con tiempo suficiente. Escaparates, redes sociales, perfil de ‘Google My Business’ y newsletter son lo mínimo que debes hacer. ¡Empieza a calentarles con tus ofertas al menos 15 o 20 días de antelación! Y si quieres, avisa de que todavía falta alguna sorpresa con la que van a flipar, como mi siguiente idea…

3. Monta una fiesta

El concepto del Black Friday es solo el comienzo de la temporada de ventas ligadas a la Navidad. Si únicamente relacionas el Black Friday con descuentos, el retorno que lograrás se circunscribirá a las ventas que logres ese día. En cualquier caso, poca cosa.

Haz del Black Friday algo memorable. ¿Qué te parece una fiesta? En una sociedad donde prima buscar experiencias por delante de los productos y los servicios, monta un conciertillo, ofrece un aperitivo o pizzas para abrir el apetito y, por qué no, organiza demostraciones de los productos más experienciales y novedosos (algo de menaje de cocina, otro poco de bricolaje…).

4. Júntate con otros comerciantes de tu zona o de tu calle

Si se te hace bola organizar un sarao tú solito, una muy buena idea es organizarlo con las tiendas de tu calle o de tu barrio.

Y además de compartir gastos con tus comercios vecinos, podéis idear ofertas combinadas originales como estas 😉

¡Compra hoy el último grito de taladros y llévate un 50% en el corte de pelo!

Promociones para Black Friday. Ferretería y peluquería.

Llévate 20 euros de compra de fruta y verdura, y por 3 euros más, regálate el cortador multifunción de verduras.

Ideas de promociones para Black Friday: fruterías y ferreterías

¡Será por ideas!

5. La mayoría estamos dispuestos a unirnos a una causa

Promover el comercio de barrio es algo que, a priori, defiende todo el mundo. A veces, la gente solo necesita que le recuerdes lo importante que es comprar en los comercios de proximidad, porque las estadísticas dicen que la mayoría de las personas son partidarias de apoyar una iniciativa siempre que el precio y la calidad no se dispare.

Si quieres fortalecer aún más tu causa, súmate a otra. Por ejemplo, ofrece a tus clientes recoger una máquina antigua a cambio de una nueva y tú te encargas de llevarla al punto limpio. O, ¿qué tal si por cada kilo de herramientas tú donas 1 kilo al banco de alimentos?

6. Oferta productos en tendencia, no los que llevan cogiendo polvo años

¿Un producto funciona especialmente bien con tu clientela? Incentiva ese producto como gancho. Si ya lo compran sus vecinos, es probable que otros tantos solo necesiten un empujoncito para llevárselo a casa.

No cometas el error de insistir precisamente el Black Friday con los productos que llevas años sin vender. Propón productos que ya funcionen bien o atrévete con algo nuevo.

7. Propón tu lista de regalos infalibles

Los seres humanos estamos deseosos de recibir recomendaciones. Conviértete en el amigo que nos sugiere la última novedad en auriculares o móviles, en enchufes inteligentes o en cafeteras y sartenes. Para algo eres el especialista, ¿no?

Diseña tu propia lista de regalos con la que es imposible fallar. Y explica por qué esos productos son una compra excelente. Además, puedes imprimir flyers y entregarlos los días antes por el barrio y a tus clientes. Para que se lo vayan pensando 😉

8. Usa las redes sociales para calentar el EVENTO del año (en tu barrio)

A veces, es difícil que las redes sociales funcionen para los pequeños comercios si no eres muy activo con eventos y novedades o no vendes un producto demasiado glamuroso.

La bala del Black Friday, si de verdad tienes previsto montar algo chulo, es perfecta para pedir a tus amigos y clientes que hablen de tu evento. Los grupos de Facebook del barrio (¿todavía no lo tienes localizado?) también son un lugar ideal para difundirlo.

9. Aprovecha para crear/aumentar tu base de datos y premia a los fieles

Una de las tareas pendientes de los comercios de proximidad es la explotación de los datos. Sí, conocéis a los clientes mejor que nadie pero si además de la intuición, utilizaras los datos tangibles que ofrecen sus compras, sus visitas, etc., multiplicarías tus oportunidades de vender.

Si tienes pensado dar continuidad a estas ideas que te propongo para el Black Friday, te animo a que trates de recabar los datos de tus clientes a cambio de algún incentivo. Un sorteo, por ejemplo, es un gancho que nunca falla.

Además, si puedes, te sugiero que prepares para el Black Friday ofertas exclusivas para tus clientes más fieles. Y si son personalizadas para cada uno de ellos, ¡mejor!

10. Aprovecha el esfuerzo del Viernes Negro y alárgalo hasta el sábado -o incluso al lunes-

Reconozco que ya te he propuesto bastantes ideas para el viernes pero, ya que estamos, sería una pena no alargar la fiesta al sábado, cuando tus vecinos, sobre todo las familias con los niños, salen en tromba a la calle, ¿verdad?

Dos ideas rápidas, que puedes aplicar conjuntamente con las otras 9:

  • Para el sábado, prepara una actividad para hacer en familia. Un taller de cocina fácil o algo relacionado con las manualidades. Atraer a las familias a la tienda entra en la categoría de experiencia, y lo van a recordar durante muchos días.
  • Para el lunes (Cyber Monday), ya que es el día reservado para la tecnología, trata de encontrar un gancho friqui a tu oferta comercial.

Y lo más importante de todo, previsión y anticipación. Prepara el calendario y marca las fechas clave en las que debes ir preparando cada cosa.

Fuente:  cdecomunicacion.com