El 77% de los consumidores prevé utilizar el plástico para pagar los regalos.

Dejar el acopio de los regalos navideños para el último minuto parece ser parte del pasado, aunque sea a golpe de oferta. La facilidad para realizar las compras por Internet, el auge del pago con tarjeta y la asunción como propios de días de grandes descuentos comerciales foráneos, como el Black Friday, han provocado que gran parte de los consumidores anticipe las compras y evite las prisas de última hora.

La llegada del comercio online ha modificado los hábitos de compra y de pago de los españoles, sobre todo en el periodo navideño, según se desprende del II Índice de ciudades cashless de Mastercard. El 19% de los encuestados por el estudio reconoce que adquirirá casi todos sus regalos por Internet, mientras que el 62% combinará las compras en tienda física y electrónica.

Este cambio en los hábitos se ha visto impulsado por la implantación de grandes días de consumo y descuentos procedentes del exterior, así como por el auge del pago electrónico. Los datos de Mastercard apuntan a que el 51% aprovechará el Black Friday, que se celebrará el próximo 29 de noviembre, para acometer la adquisición de sus regalos de Navidad, mientras que el 15% esperará al último sábado antes de las fiestas.

Pese a que el pago en efectivo se mantiene como la opción más usada en el día a día, la implantación de métodos más rápidos, como las tarjetas sin contacto o el pago por móvil han propiciado que el 77% de los consumidores afirme que prefiere pagar sus compras navideñas con tarjeta. «España se ha situado entre los líderes europeos en pagos a través de tarjetas contacless. El 90% de los TPV [terminales de punto de venta] ya está adaptado a esta tecnología», afirma Alejandro Banegas, director de Desarrollo de Negocio de Mastercard España.

De este modo, el contacless pasa a ser el pago preferido por los españoles para las compras navideñas (39%). En segundo lugar quedan las tarjetas de crédito o débito convencionales (27%), seguidas por el efectivo (17%) y el móvil, que sube hasta el 11%.

Diferencia entre preferencia y uso

No obstante, estas intenciones no se corresponden con el uso final de los diversos medios de pago por parte de los usuarios. Aunque el 84% de los consumidores espera utilizar más el pago digital en los próximos años, las tarjetas contacless aún se mantienen como la tercera opción más usada, por detrás del efectivo y de las tarjetas de crédito/débito convencionales, según el 41% de los consultados, aunque el estudio concluye que casi la mitad de los consumidores espera que el pago sin contacto se incremente mucho a corto y medio plazo, mientras que el 34% cree que aumentará bastante.

También destaca el incremento del pago a través del teléfono móvil. De acuerdo al 66,5% de los usuarios, este método de pago crecerá mucho (38,5%) o bastante (28%) en los próximos dos años, al igual que el pago a través de aplicaciones móviles (55%), weareables (43%) o tarjetas virtuales (39%). «El pago con móvil está más extendido en las grandes ciudades que en las pequeñas poblaciones; el uso se intensifica por contagio», describe Benegas.

Esta dicotomía entre preferencia y uso es debida, según el directivo de Mastercard, a que aún existe una «falsa percepción» en cuanto a la dificultad para pagar sin efectivo según el tipo de local. «Los españoles consideran que al pagar una cuenta de bajo importe con tarjeta se perjudica al pequeño comercio», explica. De este modo, mientras que la totalidad de los usuarios cree que es fácil pagar con tarjeta en supermercados o restaurantes, las adquisiciones en máquinas expendedoras o los bajos importes son los más complicados, ya que solo un 36,5% opina que es fácil pagar con tarjeta.