Tribuna. Por Pedro Campo, Presidente de CEC.

 

 

Fuente: Expansión