La presidenta de TaskRabbit, Sarah Rose, visita Barcelona para el arranque del negocio en España.

La empresa fundada en San Francisco y adquirida por el grupo sueco en 2017 se dedica tanto al montaje de muebles como a reparaciones, limpieza, jardinería, mudanzas y recados.

Hoy se pone en marcha en Barcelona la plataforma online TaskRabbit, la filial de Ikea que conecta a autonómos manitas con el cliente que necesita ayuda con una mudanza, reparaciones domésticas o el montaje de los propios muebles de la cadena sueca.

Esta plataforma, nacida en San Francisco (Estados Unidos) en 2008 y adquirida por Ikea una década después, ha escogido el área metropolitana de Barcelona para su desembarco en España. La presidenta de la firma, Sarah Rose, explicó en una entrevista con EXPANSIÓN que se ha escogido la capital catalana por ser un «hub de tecnología e innovación conocido a nivel internacional». «Es el mercado perfecto para lanzar este tipo de nuevos negocios por su ecosistema tecnológico y de emprendimiento», añade.

A partir de hoy, TaskRabbit se ofrece para montar los muebles adquiridos en los tres centros que Ikea tiene en el área metropolitana: L’Hospitalet (Baix Llobregat), Badalona (Barcelonès) y Sabadell (Vallès Occidental). Y el objetivo es extender sus servicios al resto de Catalunya el próximo verano y, más adelante, al conjunto de España.

La alianza con Ikea es la puerta de entrada al mercado, ya que el objetivo del grupo sueco es delegar progresivamente el montaje de muebles en TaskRabbit. La cadena se seguirá encargando de los montajes más complejos, como la instalación de una cocina.

La presidenta de TaskRabbit espera que, al igual que ha pasado en otros mercados, Ikea sea su carta de presentación en Catalunya y, a partir de aquí, los usuarios contraten el resto de servicios que ofrece la plataforma.

Los profesionales a los que se accede a través de su aplicación móvil son autónomos. Rose defiende que se trata de una de las fórmulas de trabajo del futuro, que se prevé que en Estados Unidos utilicen un 10% de los trabajadores. Respecto a la polémica de los falsos autónomos que ha salpicado a algunas de estas plataformas, como Glovo o Deliveroo Rose asegura que en TaskRabbit «no existe este problema, ya que antes de ofrecer a cualquier profesional, nos aseguramos de que esté dado de alta de autónomo, que tenga un seguro y las habilidades necesarias». También garantiza que uno de los profesionales -o taskers, como los llaman en la plataforma- no pueda hacerse pasar por otro.

TaskRabbit tiene presencia en setenta áreas metropolitanas de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia y Alemania. En 2019 atendió a un millón de clientes en estos mercados, a los que facturó más de siete millones de horas de servicios. Los taskers ganaron 100 millones de dólares el año pasado.

Fuente: Expansión