Saltar al contenido

El Gobierno inyectará 14.000 millones a las pymes a través de una moratoria fiscal

El presidente Sánchez reconoce que las repercusiones económicas del coronavirus son muy serias y que el paquete de medidas aprobado hoy no será el único, sino sólo el primero.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras el Consejo de Ministros extraordinario que ha tenido lugar esta mañana, ha explicado, en una sala de prensa inéditamente sin periodistas, aunque con éstos planteando preguntas de manera telemática, las políticas de índole sanitario y socioeconómico que incluirá un Real Decreto Ley que entrará en vigor inmediatamente.

La medida más voluminosa en cuanto a su tamaño presupuestario es la prevista en apoyo de las pequeñas y medianas empresas que se ven coyunturalmente afectadas por la suspensión de la actividad económica ocasionada por el coronavirus y las medidas adoptadas para contener su expansión. Para ayudarlas, el Gobierno ha decidido el fraccionamiento y el aplazamiento, previa solicitud, de sus deudas fiscales con la Administración en seis meses y sin intereses. Pedro Sánchez ha afirmado que ello implica una inyección de 14.000 millones de euros en el sistema económico.

El Gobierno, según ha declarado su presidente, busca la protección del empleo en pymes y de los autónomos, para que los efectos en la economía del coronavirus sean «transitorios» y no se conviertan en persistentes. «Hay muchas empresas, muchas pymes y autónomos viables que se van a ver coyunturalmente afectados por la emergencia sanitaria», ha apuntado el presidente, quien ha mostrado también su convicción en que los pedidos y los clientes volverán cuando cese la epidemia.

Asimismo, ha declarado un apoyo especial de las líneas del ICO a los sectores más afectados de la economía en esta coyuntura: el turismo y los transportes. «Hay que superar la tormenta con los menores estragos», ha insistido el presidente.

El decreto incluye que las empresas que han recibido prétamos de la secretaría general de industria y de la pequeña y la mediana empresa puedan aplazar su reembolso.

En cuanto al conjunto de medidas destinado a la protección de las familias, Pedro Sánchez ha afirmado que el Gobierno reforzará el derecho de alimentación de los niños y niñas con una partida de 25 millones de euros destinados a los servicios sociales de las comunidades autónomas. El nuevo Real Decreto también recoge la flexibilización de las becas comedor, para que se puedan percibir incluso con los colegios cerrados.

Ello, según ha afirmado el presidente, permite mantener la actividad económica vinculada a los servicios de alimentación.

El presidente Sánchez ha insistido en que ésta no será la única batería de medidas (a la que hay que añadir la conversión de las bajas por coronavirus en bajas por enfermedad profesional, aprobada en el último consejo de ministros, el pasado martes) que se pondrá en marcha para combatir los efectos económicos del virus, sino sólo la primera.

Y ha avanzado alguna medida más en la que están trabajando los diferentes ministerios. Por ejemplo, respecto a los trabajadores públicos en aislamiento, para que puedan cobrar el cien por cien de su retribución, o para que sea posible la flexibilizacion de su jornada laboral; en cuanto a Consumo, ha avanzado que instará a la Comisión de los Mercados y la Competencia a que investigue posibles abusos de los precios de algunos productos y, así, proteger a los consumidores; además de la garantía de suministros ante la posibilidad de eventuales situaciones de escasez.

El presidente ha recordado que esta tarde se reúne telemáticamente con las organizaciones patronales y los sindicatos y que de ahí podrían salir más medidas en apoyo al empleo. De hecho, ya es pública la propuesta de los agentes sociales, alguna de las cuales pasa por la agilización y la flexibilización de los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE) por situaciones económicas sobrevenidas por el coronavirus. Además, el presidente ha hablado de la posibilidad de la aprobación del aplazamiento de las cotizaciones sociales para las pequeñas empresas en los próximos días o semanas.

Dentro del paquete de medidas, también se incluye, según ha expuesto el presidente, que la Administración General del Estado se reserva el derecho de realizar contratación de emergencia de cualquier tipo de bien o de servicio, así como el movimiento de partidas presupuestarias ante las necesidades que se puedan presentar en el sistema sanitario.

Y, en cuanto a los Presupuestos Generales del Estado, el presidente ha afirmado que ahora su aprobación es más perentoria que antes y que necesitan ser, más que sociales, «extrasociales». Porque, como ha reconocido, el coronavirus tiene «repercusiones económicas muy serias que ya estamos sufriendo», ya que, como ha enumerado, afecta a los sistemas de producción, distribución y financiero.

En la misma línea, esta semana la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, afirmaba que mantiene su objetivo de aprobar las cuentas públicas a lo largo del verano, y que lograrlo es ahora más necesario que nunca. Hoy, Ciudadanos ha ofrecido su apoyo para aprobar unos Presupuestos de emergencia para hacer frente al coronavirus.

Fuente: El Comercio 

AGECU