MediaMarkt abrirá unas 40 tiendas de nuevo formato que, aunque está por definir, serán establecimientos más pequeños de lo habitual, de conveniencia y, la gran diferencia con respecto a las actuales, es que estarán especializadas en la recogida de pedidos online y en las reparaciones de smartphones y otros equipos.

 

La previsión es que se abran a partir del año que viene y que en esos establecimientos sólo estén expuestas las principales referencias de cada categoría de producto, sus productos estrella para dejar espacio al objeto principal de reparación y entrega de pedidos.

Además, dentro de la nueva estrategia de la compañía, y como ya anunció hace unos meses, se contempla el alquiler de equipos tecnológicos y electrodomésticos.

Los clientes podrán alquilar, por ejemplo, un frigorífico durante sólo tres meses para una estancia temporal.

Este servicio entrará en funcionamiento en unos cuatro meses en toda España, tras una primera fase de pruebas en el establecimiento piloto, el de Cornellà-El Prat de Barcelona.

«El cliente actual no valora tanto la propiedad como el disfrute y si no lo quiere comprar y sólo disfrutarlo, se lo tenemos que ofrecer. Es nuestra obligación», dijo el CEO de Iberia, Alberto Álvarez Ayuso.

MediaMarkt también se dedicará a la venta de energía fotovoltaica. Ya ha llegado a un acuerdo con EDP y se encuentra en fase de negociación con todas las comercializadoras del sector. Venderá las placas y se ocupará de la instalación, de la misma forma que abrirá una nueva línea de negocio de dispositivos de seguridad para el hogar, que aún está por concretar.

Del modelo transaccional al relacional

Dentro de la nueva estrategia «que pasa de lo transaccional a lo relacional», New life es un ejemplo del valor que tendrá la sostenibilidad y la economía circular en los planes a medio plazo de la empresa.

Se trata de un servicio por el que el cliente deja su viejo smartphone, recibe un dinero por él, «y a partir del pago de cuotas mensuales puede tener siempre el nuevo modelo, como una especie de renting o alquiler a largo plazo».

La gran apuesta de la compañía en la recién presentada estrategia son los servicios al cliente que ya suponen el 7% de las ventas en España, el mercado en el que más pesa ese área y que previsiblemente se incrementará con este plan estratégico que contempla incluso cafeterías dentro de algunas tiendas.

«El 50% clientes está abrumado por la tecnología y necesita ayuda para sacarle partido a los productos tecnológicos», dijo el CEO. Es por ello que la entrega, el montaje, la instalación, la asistencia a domicilio e incluso la formación serán el epicentro sobre el que gire la firma en los próximos años.

MediaMarkt factura 2.000 millones en España entre sus 88 establecimientos en los que emplea a 6.675 personas.

En los 20 años que lleva operando en nuestro país ha facturado más de 25.000 millones de euros y es el tercer mercado por ventas para el conjunto del Grupo MediaMarkt Saturn.

Fuente: Expansión