Unilever sella un acuerdo para vender de forma directa referencias en Deliveroo Market. Glovo tiene pactos similares con Bimbo o Pascual.

Primero fueron principalmente agregadores de restaurantes para llevar sus menús a domicilio. Luego, sellaron alianzas con cadenas de supermercados para repartir sus pedidos. Y, ahora, han pasado a competir de forma directa con ellos por las compras de conveniencia.

Deliveroo anunció ayer que ha alcanzado un acuerdo con Unilever para que el gigante del gran consumo venda 25 referencias de productos de alimentación, higiene y cuidado personal de marcas como Knorr, Dove, Axe o Signal a través de Deliveroo Market, la tienda que la plataforma ha abierto en Madrid para realizar entregas a domicilio de productos de gran consumo en menos de 30 minutos.

No se trata del único ejemplo. Bimbo o Coca-Cola también ofrecen ya sus productos a través de Deliveroo Market. Además, la plataforma ha sellado una alianza con Repsol para repartir productos desde las tiendas de sus estaciones de servicio en Madrid, Barcelona y Valencia.

Glovo no se queda atrás. Además de su acuerdo con Carrefour, La Sirena o Dia, sellado recientemente, para repartir desde sus supermercados, la empresa de reparto también tiene su propia tienda, Glovo Market, donde ofrece de forma directa productos de empresas como Coca-Cola, Pascual, Gallo, SOS, Bimbo, Nescafé, Puleva o Danone. Incluso vende fruta y verduras, embutido, pilas o detergente, entre otros productos. Eso sin contar que tiene un apartado en su aplicación donde se pueden adquirir artículos de parafarmacia, como leche infantil o pañales, y que en su área de regalos ofrece productos de Calzedonia, Intimissimi, FNAC, Havaianas o MAC Cosmetics, entre otras.

Aunque en menor medida, Uber Eats también ha querido entrar en las compras de conveniencia. Para ello, ha sellado una alianza con Galp que le permitirá repartir productos de las tiendas de sus gasolineras en ocho provincias (Badajoz, Barcelona, Cádiz, Córdoba, Baleares, Madrid, Málaga y Valencia).

Algunos agregadores señalan que se trata de una forma de mantener su actividad ante el cierre de restaurantes, que ha generado una caída del delivery pese a que la gente se encuentre en casa. No obstante, a la vez que se enfrentan al descenso de su principal negocio, están diversificando la oferta de sus plataformas, una medida que no tiene por qué ceñirse al periodo de la crisis. Se han convertido en colaboradores y a la vez competidores de los supermercados.

Fuente: Expansión