El comercio online está funcionando como vía de escape para muchas marcas de moda que han tenido que cerrar sus establecimientos físicos. Con un mes de cierre a sus espaldas por la pandemia del coronavirus, muchas de estas empresas han recurrido a ERTE para sus redes de tiendas a la espera de poder reabrir, pero mantienen el servicio a sus clientes a través de sus respectivos ecommerce, que ya antes de la pandemia suponían un bocado cada vez más grande del negocio y ahora son el único posible.

 

Pero el confinamiento de este último mes y el convencimiento cada vez mayor de que el retail no volverá a ser el mismo tras la pandemia, por las medidas de limitación de aforo y el propio temor de los consumidores a entrar en espacios reducidos con más personas, ha provocado que estas mismas marcas estén dando una vuelta de tuerca al comercio electrónico, con la intención precisamente de volverlo más ‘físico’. Las fórmulas varían desde showrooms digitales como el que acaba de abrir Pronovias (o, en otro sector, ya mantenía la empresa de mobiliario Actiu) a los asistentes virtuales, que acercan la experiencia del ecommerce a la de la tienda real.

Uno de los primeros en abrir fuego en busca del futuro del comercio electrónico ha sido la zapatera Pompeii, que aunque de origen madrileño fabrica su calzado en Elche. La firma anunciaba un ERTE a finales de marzo, pero al mismo tiempo ponía en marcha una iniciativa en su web para ‘acercar’ la tienda física al online: un servicio de asistencia personal que incluye la posibilidad de videollamada, en la que el cliente puede consultar sus dudas o comentar aspectos del producto en el que está interesado con un vendedor de carne y hueso. Casi como en una tienda física, pero a través de la pantalla.

Tour virtual a la tienda de Hispanitas. Foto: GOOGLE

Tour virtual a la tienda de Hispanitas. Foto: GOOGLE

Tradicionalmente, los ecommerce han consistido en un catálogo de fotografías que incluye la posibilidad de seleccionar color y talla para el producto deseado, y el número de unidades que se desea comprar. Y a esperar que llegue a casa y se parezca a lo que el cliente ha visto en la web. Por eso muchos compradores online, por ejemplo en el Black Fridayvisitaban la tienda antes de comprar por internet, para asegurarse de que el producto es como esperan, en una tendencia sobre la que advierten todas las consultoras especializadas en marketing digital.

Con esta nueva funcionalidad, Pompeii simula la experiencia de la tienda, aunque sea a través de videollamada (el sistema por el cual se están manteniendo estos días incontables reuniones de trabajo). Un sistema parecido se está implementando en otras varias empresas de la provincia, también del sector calzado, como Hispanitas (que además permite realizar una visita virtual a su showroom en Petrer a través de Google) o Unisa, de Monóvar, que también va a incorporar un asistente virtual a través de chat, al margen del soporte telefónico para los compradores de su ecommerce.

Otras firmas del sector de la moda que están implementando estos asistentes son la zapatera Verbenas o la textil Lapavabrand, ambas de Elche. Más que buscar soluciones temporales para sortear el cierre de comercios, estas enseñas trabajan ya en diseñar su futuro ecommerce, no solo con personas reales sino también con inteligencia artificial. En este sentido, muchas firmas del sector como las citadas y otras muchas trabajan ya en incorporar chatbots inteligentes, tal como explica el CEO de 3didsAndrés de España, fundamentalmente a través de BotsLovers y la 1MillionBot de Andrés Pedreño, con los que colabora la consultora.

Fuente: Alicante Plaza