Después de dos meses de encierro se formaron grandes colas ante esta firma de lujo

China va poco a poco volviendo a la actividad tras la pandemia del coronavirus y ya hay signos de recuperación. El pasado sábado se abrió la tienda de Hermès ubicada en Cantón y ante sus puertas se formaron grandes colas. Según la información del medio especializado Women’s Wear Daily, la casa francesa ingresó casi 2,5 millones de euros en un solo día. Un nivel de ingresos nunca antes alcanzado en una tienda en China, según señala el diario de moda estadounidense.

Para el país asiático, que está emergiendo gradualmente de la crisis del coronavirus, los ingresos récord sugieren que los chinos se están moviendo hacia el “gasto de venganza”, para entender “la venganza a través de la compra”, una expresión nacida en China en la década de 1980 tenía como objetivo describir la ola de compras observada en productos extranjeros que habían sido rechazados por los ciudadanos cuando la nación se cerró al mundo exterior, antes de su apertura, instituida por Deng Xiaoping.

Otros especialistas ven en esta afluencia a las tiendas una especie de recompensa por el tiempo pasado en reclusión y la necesidad de vivir el momento sin pensar en el futuro.

El grupo Hermès anunciaba hace unos días su voluntad de apoyar a sus 15.000 empleados en todo el mundo manteniendo sus salarios, cuyos pagos afronta recurriendo a sus reservas de efectivo a fin de no tener que solicitar las ayudas que ofrece su gobierno para combatir los estragos económicos causados por el covid 19. Además, ha donado 20 millones de euros a varios hospitales públicos de la región de París, 30 toneladas de desinfectante para manos producidos en su planta de fabricación de fragancias en Vaudreuil y más de 31.000 mascarillas.

Fuente: El País