La plataforma ha sido habilitada por el Ayuntamiento de Zaragoza y sigue una iniciativa llevada a cabo en Madrid

 

Los comercios de Zaragoza tienen a su disposición desde hoy un nuevo servicio: un escaparate online en el que presentarse ante los vecinos de la ciudad y ofrecer bonos y descuentos. La web se llama Volveremos si tú vuelves, y la ha habilitado el Ayuntamiento de Zaragoza siguiendo los pasos del consistorio madrileño, con quien se ha trabajado “de forma conjunta” para poder poner en marcha este sistema, según ha explicado la concejala de Economía, Carmen Herrarte.

La web no es un canal de ventas on line, es decir, uno no puede adquirir productos directamente. Está pensada más bien como una especie de red social de comercios en la que las tiendas pueden presentarse, subir vídeos con sus productos, decir dónde están y ofrecer promociones al resto de los zaragozanos.

En la web, que el ayuntamiento presentó a los comerciantes el pasado jueves, ya hay 103 comercios participantes, que están divididos según su especialidad y el distrito en el que se encuentren. Está previsto que esta plataforma esté abierta hasta final de año, ya que el objetivo es que, “a corto plazo”, las tiendas dispongan de liquidez. “Cuando el confinamiento acabe queremos que los ciudadanos compren en el pequeño comercio, que descarguen ahora esos bonos para que después, el día que puedan abrir las tiendas, estas comiencen a tener ingresos rápidamente”, ha asegurado Herrarte.

En la página, estos escaparates virtuales están divididos por categorías. Exsite, por ejemplo, el “Plan Gastro”, que agruma las tiendas de alimentación (desde panaderías hasta tiendas gourmet), o el “Plan Belleza”, en el que aparecen establecimientos de cuidados de la salud o perfumerías.

Los comerciantes que quieran inscribirse tan solo tienen que rellenar un formulario realizando la petición, y después contarán con un canal directo destinado a resolver posibles dudas que tengan sobre el funcionamiento de la página. En Zaragoza hay unos 6.500 comercios, de los cuales 4.000 se han visto obligados a cerrar.

Fuente: El Periódico