El Ayuntamiento de Zaragoza dejará de ingresar 2.815.000 euros al no cobrar, desde la mitad de marzo y todo el mes de abril, varias tasas a comercios, industrias, pymes y autónomos del sector de la hostelería y restauración que no han podido producir por el decreto del estado de alarma para evitar la propagación del coronavirus. Además, se aplaza el impuesto de circulación.

Así, en las tasas municipales de abastecimiento, saneamiento, recogida de basuras y tratamiento de residuos, no se cobrará la parte variable correspondiente al periodo de estado de alarma a los «usos no domésticos», que corresponden al comercio, hostelería, mercados, hospitales, centros deportivos, pequeños negocios, PYMES e industrias. El impuesto de circulación se aplaza al 30 de junio.

Zaragoza está dividida en tres zonas tributarias y, de momento, la medida afectará a los tres próximos recibos –tanto los trimestrales, el 98 por ciento de los casos, como los mensuales de los grandes contribuyentes, un 2 por ciento del total–.

La exención de pago en la recogida de basuras y el tratamiento de residuos urbanos supondrá una reducción de los ingresos 661.000 y 337.000 euros, respectivamente.

AGUA

La minoración de ingresos sobre lo previsto para este mes y medio en la tasa de abastecimiento de aguas alcanzará los 560.000 euros; y en el saneamiento, esa disminución llegará a 646.000 euros.

En el caso del abastecimiento, ante la imposibilidad de realizar la lectura de contadores, se tomará como referencia el consumo de agua realizado el año 2019, lo que beneficiará a las familias que han permanecido confinadas y cuyo gasto ha aumentado durante las últimas semanas respecto al del año pasado.

Posteriormente, todos los consumos de agua potable se regularizarán en futuros recibos cuando resulte posible la lectura de contadores, imputando así el gasto real realizado durante el estado de alarma.

Los servicios municipales estiman que el consumo doméstico podría haber aumentado un 10 por ciento, mientras que el consumo de los usos no domésticos se habría reducido entre un 51 y un 59 por ciento. Estos datos suponen un consumo total entre un 6 y un 8 por ciento inferior al mismo periodo de 2019.

BADENES

En los «badenes de carga y descarga» y «reservas de espacio no domésticos» –los de comercios, hostelería y empresas sin actividad durante el estado de alarma–, la exención del pago se hará también en la parte que corresponda a la duración de este periodo excepcional, que son 370.000 euros menos de recaudación por los 2.787 recibos afectados.

Lo mismo sucederá con la tasa de veladores durante los meses en los que no ha habido actividad económica, eximiendo a los establecimientos hosteleros del abono de 165.000 euros. Tampoco se cobrará a los titulares de licencias de mercados ambulantes la tasa establecida en la normativa municipal, que alcanza los 37.000 euros, ni los cánones de las concesiones en vía pública que no han podido ejercer su actividad, unos 38.000 euros.

IMPUESTO DE CIRCULACIÓN: APLAZADO

Por otro lado, se ha ampliado el periodo de pago del impuesto sobre los vehículos de tracción mecánica en 15 días. De este modo, los recibos domiciliados del impuesto de circulación se girarán el 30 de junio en lugar del 15 de junio.

El 30 de junio será también la fecha límite para pagar este impuesto si no se encuentra domiciliado. Los ingresos anuales previstos por este tributo ascienden a más de 30 millones de euros.

Esta fecha se ha elegido para no hacerla coincidir con el fraccionamiento del 50 por ciento de la cuota del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de abril que se girará el 15 de julio, y supone retrasar el cobro de 40 millones de euros, que se traduce en liquidez a empresas, comercios y familias de la ciudad. OBLIGACIÓN MORAL

«Es de obligación y moral y fiscal para cualquier cargo público. No vamos a hacer lo que hacen otras administraciones. Si no hay actividad no se cobran tasas e impuestos», ha expuesto la consejera municipal de Hacienda y Régimen Interior, María Navarro.

Asimismo, ha avanzado que si se tiene que ampliar el estado de alarma el Ayuntamiento de Zaragoza adecuará estas medidas al mes mayo, al abundar en que «si no hay habido actividad no hay tasas e impuestos del Ayuntamiento de Zaragoza».

AL LADO DE LAS EMPRESAS

María Navarro ha realizado estas declaraciones en rueda de prensa en la que también ha participado la vicealcaldesa y consejera municipal de Cultura y Proyección Exterior, Sara Fernández, quien ha recalcado que el Gobierno de coalición, PP-Ciudadanos, «está del lado de las empresas y de las pymes y autónomos».

Sara Fernández ha reconocido que esta pandemia es «más perjudicial» para unos sectores que tienen un parón total y tardarán más en reiniciar la actividad, como el pequeño comercio o la hostelería y restauración. «Son pymes fundamentales para el tejido económico de la ciudad. Por so se han mantenido reuniones telemáticas con el sector para ver las vías de apoyo a emprender desde el Ayuntamiento».

La vicealcaldesa ha explicado que desde el confinamiento se trabaja a corto y medio plazo para aplicar medidas específicas estos días y para después, cuando se reinicie la actividad

Entre las primeras se han creado campañas en medios de comunicación y otras tributarias que se irán avanzando conforme se vayan acordando, ha señalado.

VUELTA AL TRABAJO Y TELETRABAJO

Sara Fernández ha informado de que hay un 13 por ciento de trabajadores municipales presenciales y el resto teletrabajan para los que se ha adquirido material informático y equipos por importe de 500.000 euros.

Sobre el presupuesto municipal de 2020, María Navarro ha reconocido que la pandemia lo cambia «radicalmente» y habrá que estudiar cambios. «Hasta que no se disponga del estudio real del impacto económico no estaremos capacitados para hacer medidas económicas que ayuden a esos sectores más vulnerables».

Ha contrapuesto los 800 millones de euros del presupuesto del Ayuntamiento de Zaragoza con los más de 6.000 millones del Gobierno de Aragón para señalar que hay que «acompasar» las ayudas con las del Gobierno de Aragón y el central.

«No sirve que inyectemos pequeñas ayudas si el Gobierno de Aragón o el central no se acuerdan de los autónomos. Todos tenemos que concienciarnos de que hay sectores vulnerables, que no se pueden quedar en la cuneta y urgimos a las administraciones a se pongan a trabajar».

A su parecer, es difícil que se habiliten ayudas si ambos Gobiernos «no toman medidas contundentes para apoyar al tejido industrial, comercial, empresarial y los autónomos que demandan más ayudas».

REORDENAR EL PRESUPUESTO

María Navarro ha dicho que la situación de la pandemia afecta a la Hacienda y la economía municipal, pero el Gobierno de coalición está centrado en la acción social porque «es lo que toca y todo el gasto que se autoriza es para destinarlo a las personas más vulnerables.

A su parecer, es «precipitado» hacer un nuevo presupuesto sin conocer si el Gobierno central y autonómico mantienen las transferencias de ingresos y los convenios al argumentar que el Ayuntamiento «depende, en parte, de las transferencias de otras administraciones para pagar servicios».

Fuente: La Vanguardia