La Asociación Española del ‘Retail’ pide bajadas de impuestos e incentivar el consumo ante la «travesía por el desierto» que se avecina.

Más de la mitad de las empresas y proveedores del sector retail consideran que tardarán como mínimo un año en volver a sus niveles de venta anteriores a la crisis del Covid-19 y, en algunos casos, esta recuperación se extenderá hasta 24 meses, según un estudio realizado por la Asociación Española del Retail (AER), en el que han participado sus más de 100 empresas asociadas.

La investigación es muy completa, ya que esta asociación agrupa a retailers de diferentes sectores como MediaMarkt, Toys’R’Us, Fnac, Leroy Merlin, C&A, IFA, Orange, Phone House, Norauto, Primor, Cinesa, Carmila, Prosegur Cash, Bosch, eBay o Deliveroo, entre otros. Los más optimistas son los proveedores de servicios, pero incluso en su caso no prevén una recuperación del negocio en al menos ocho meses.

Salida asimétrica

Una de las principales conclusiones del estudio es que el retail prevé una salida asimétrica de la crisis del Covid-19. La mayoría piensa que las tiendas de conveniencia, la electrónica de consumo, los servicios de telecomunicaciones, la logística y los contenidos online (Netflix, Spotify…) crecerán tras la pandemia, mientras que otros sectores como los muebles, la moda, el travel retail (tiendas de aeropuertos), la hostelería y el turismo serán los que más sufran para volver a la senda del crecimiento a medio plazo.

La AER considera que el sector se enfrenta a una «travesía por el desierto». En un primer momento, su principal desafío está siendo tomar medidas enfocadas al ahorro de costes operativos, aparte de las obligadas medidas de seguridad sanitaria para poder operar mientras dure la pandemia. La mayoría están programando un reajuste de sus costes de personal y gastos de alquiler a través de negociaciones con sus proveedores. Además, consideran de manera general que se producirá una bajada de márgenes por exceso de stock y por adaptación a las condiciones de mercado.

En este sentido, el sector del retail asegura que la profundidad de esta crisis provocará un cambio en los hábitos de consumo que obligará a los retailers a replantear sus estrategias. Los más pesimistas consideran que el consumo se contraerá de forma sostenida en el tiempo debido a la crisis económica, mientras que la mayoría (72%) prevé que el canal online incrementará su cuota, en detrimento del offline con una velocidad superior a la anterior a la crisis.

«El retail español necesita abordar su digitalización», asegura Susana Voces, directora del Observatorio de Tecnología, Transformación Digital y Omnicanalidad de la AER. «La pandemia probablemente va a forzar a muchos pequeños comercios minoristas, limitados hasta ahora al canal offline puro, a salir de su zona de confort y empezar a relacionarse con sus clientes en canales online», añade Álvaro Burgos, secretario del Observatorio.

Medidas urgentes

La Asociación Española del Retail pide al Ejecutivo que aborde «políticas públicas urgentes para defender al sector y al empleo que genera». Entre sus principales reclamaciones, la AER solicita exenciones y bajadas de impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social; condonaciones de alquileres; la liberalización de horarios y aperturas; la flexibilización del mercado de trabajo tras la vuelta a la normalidad, la inyección de liquidez a empresas y familias; ayudas a la digitalización de las compañías para eficientar y diversificar su actividad; y favorecer la repatriación de las cadenas de suministro, para evitar la dependencia excesiva de proveedores asiáticos.

«Las Administraciones Públicas tienen que escuchar las demandas de un sector que en 2019 generó el 5,3% del PIB y dio empleo a 2,2 millones de personas a través de casi medio millón de empresas», defiende Voces.

Fuente: Expansión