Los centros comerciales también ven una luz al final del túnel de este desconfinamiento. Tras el Boletín Oficial del Estado publicado ayer, el Gobierno ha atendido, en parte, sus demandas y permitirá en la fase 1 la apertura de negocios situados en centros comerciales que tengan salida al exterior tras eliminar el requisito de que ese acceso exterior sea a una vía pública. Ahora podrá ser, por ejemplo, a una calle dentro del mismo centro comercial o a su parking, etcétera.

La posibilidad de que Madrid y la ciudad de Barcelona llegaran a la fase 1 con estas limitaciones, llevó la semana pasada a la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC) a pedir al Gobierno que flexibilizara las medidas y permitiera la apertura de este tipo de comercios por considerar la situación una discriminación frente a los negocios que sí han podido abrir, incluso en la fase 0,5. Su demanda ha sido recogida en parte, incluso antes de lo esperado.

Así, a partir de mañana lunes 25 podrán abrir los locales que estén dentro de un centro comercial si tienen entrada directa desde una zona exterior. Según la estimación que “con números gordos y sin detalle” manejan en AECC esta flexibilización permitirá adelantar la apertura del negocio a alrededor de un 20% de los establecimientos situados en las grandes superficies de las zonas en fase 1, sobre todo en la Comunidad de Madrid y la ciudad de Barcelona.

En especial se benefician los centros especializados en ofertas outlets , tipo La Roca Village en la zona de Barcelona o Las Rozas Village en Madrid con estructuras arquitectónicas más abiertas al exterior . “Valoramos muy positivamente la decisión del Gobierno, porque denota una intención aperturista que da un pequeño impulso al proceso de apertura que esperamos continúe”, aseguraba ayer Eduardo Ceballos, presidente de AECC.

Aun así se impone la restricción de apertura a un máximo de 400 metros cuadrados –vale para todos los comercios en localidades que entran la fase 1–, por lo que los más grandes tendrán que acotar a ese umbral el acceso al público.

Además, se les aplica el control de aforo que también rige para el resto de centros comerciales situados en fase 2. Es decir, un máximo del 30% de la ocupación en zonas comunes y hasta el 40% dentro del establecimiento.“La idea es trabajar con el Gobierno para que ya la semana que comienza el 1 de junio quede liberalizada la apertura de todos los centros comerciales en toda España con independencia de la fase en la que se encuentre cada territorio”, apunta Ceballos.

Fuente: La Vanguardia