Una nota aclaratoria sobre el alcance de la medida determina que «los establecimientos comerciales pueden llevar a cabo cualquier acción comercial».

Hasta el BOE, todo es toro. O eso se dice. En la enésima polémica por la letra pequeña incluida en el boletín del pasado sábado, la prohibición de las rebajas en tiendas físicas se colaba en la disposición adicional segunda de la orden, desatando la ira del sector textil, que no podrá hacer descuentos para deshacerse del ‘stock’ acumulado durante los últimos dos meses de estado de alarma. Ahora, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha emitido una nota aclaratoria a petición de Acotex -la principal patronal textil- en la que se interpreta que «lo que se prohíbe son las aglomeraciones y no la posibilidad de hacer rebajas y promociones en establecimientos físicos».

El documento, al que ha tenido acceso ‘La Información’abre la vía a las rebajas en establecimientos físicos, al entender el ministerio que prohibirlas «requeriría una modificación de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista», algo que no se ha producido. Este es el argumento principal de una carta que deja en duda tanto su fundamento legislativo como la aplicación estricta de la medida: «No hay que interpretar lo establecido en la mencionada disposición adicional segunda en el sentido de que lo que se restringe y por tanto se prohíbe las rebajas o promociones en sí mismas […], sino que se trata de una medida que tiene como finalidad evitar las posibles aglomeraciones provocadas por acciones comerciales».

La supuesta prohibición de establecer rebajas en tiendas físicas, publicada en el BOE el pasado sábado, estaría vigente en todos los territorios que hayan pasado a la fase 1 y sin fecha de finalización. Es decir, que en territorios como Madrid -donde aún no se ha avanzado a la fase 1- no tendría efecto al no poder abrir las tiendas. El BOE señala que «los establecimientos no podrán anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que puedan dar lugar a aglomeraciones de público, tanto dentro del establecimiento comercial como en sus inmediaciones. Esta restricción no afectará a las ventas en rebaja ni tampoco ventas en oferta o promoción que se realicen a través de la página web».

La decisión, interpretada como el veto a llevar a cabo rebajas en tiendas físicas, significaba un duro golpe para el sector textil, que ya incluía este tipo de ofertas en la venta online (donde la mayoría de los artículos ya gozaban de un descuento del 50%) y seguramente esperaba repetirlas en el entorno físico para luchar contra la acumulación de ‘stock’ que ha generado el freno de las compras en tienda por las medidas de confinamiento a las que han estado sometidos los españoles por la pandemia. No todas las tiendas podrán abrir durante esta fase 1 que comenzó este lunes y solo aquellos comercios una superficie de 400 metros cuadrados podrán abrir un 30% del aforo.

Solo importan el aforo y las medidas de prevención

Sin embargo, la interpretación de Comercio cambia la perspectiva por completo: «Sí es posible llevar a cabo rebajas y promociones en los establecimientos físicos siempre que éstos estén en condiciones de adoptar todas las medidas que sean necesarias con el fin de evitar que se produzcan aglomeraciones a consecuencia de dichas rebajas o promociones. En el interior de los establecimientos y locales comerciales en todo caso es preciso cumplir con las medidas establecidas en la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo, cuyo artículo 10 regula la reapertura de los establecimientos comerciales imponiendo un requisito de aforo, así como las distancias de seguridad que se prevén entre vendedor y clientes o entre clientes entre sí».

Es decir, que si se cumplen las medidas básicas de prevención sanitaria, no hay problema en aplicar rebajas a los productos. Para Comercio, además, solo existe un contexto en el que las rebajas estarían prohibidas: «Si los responsables de un establecimiento comercial creen que por el tipo de acción comercial, tipo de productos ofertados, por como se han desarrollado las rebajas o promociones en otras ocasiones, por la falta de medios para poder controlar posibles aglomeraciones, por la localización del establecimiento o su distribución interior, es probable que se produzcan dichas aglomeraciones, no podrán llevar a cabo las acciones comerciales que puedan dar lugar a las mismas».

Eduardo Zamácola, presidente de Acotex, explica que la sorpresa entre las empresas ha sido tal que desde el lunes decenas de ellas no paran de llamar para pedir asesoramiento. A todas les dice lo mismo: «El Ministerio de Comercio nos ha dicho que se pueden hacer rebajas siempre que no exista riesgo de aglomeraciones, pero incomprensiblemente aún sigue vigente la norma del BOE». Es decir, que en plena confusión, cada empresa decide por su cuenta y riesgo si hace rebajas o no. «No les damos ninguna directriz, simplemente les informamos de la aclaración de Comercio», explica Zamácola.

Porque lo que no explica el ministerio en el documento es cómo proceder. Por eso, Acotex ha exigido a Comercio que el Gobierno «publique la rectificación» correspondiente en el próximo BOE o que aclare si esta interpretación prevalece sobre la norma en sí. De lo contrario, advierte la patronal, se arriesgan a que «los comercios no abran las puertas: al tener claro que no va a venir gente porque no hay rebajas, pueden decidir no abrir» para evitar los gastos que conllevaría en materia de alquiler de local, nóminas, gastos corrientes como la electricidad… «Total, si las rebajas continúan en internet, ¿para qué voy a abrir?«, se pregunta.

Pero esta sería la solución casi exclusiva para aquellas grandes empresas textiles con canal online; para el resto, el cierre de los locales puede significar la pérdida del 100% de su canal de venta. De hecho, el tema de la rebajas en las tiendas ya había suscitado polémica durante las últimas semanas, especialmente por las quejas de los pequeños comercios textiles, que piden la suspensión de las rebajas de verano: al no poder competir con las grandes empresas, incurren en una desventaja competitiva que podría llevar al cierre del 40% de las tiendas de ropa y complementos en España.

En cualquier caso, se trata de una nota aclaratoria que expresa la interpretación de Comercio, que igualmente ha trasladado las dudas sobre si se pueden llevar a cabo o no acciones comerciales al Ministerio de Sanidad, quien tiene la última palabra. Además, esta interpretación del texto incluido en el BOE no implica que la ley promulgada sea inefectiva: muy al contrario, por el momento no existe otra disposición que anule la prohibición de rebajas en tiendas físicas, por lo que a día de hoy quien incumpla la norma deberá asumir sus consecuencias.

Fuente: lainformacion.com