Las principales asociaciones del sector creen que la superficie del local no debe ser el criterio a la hora de decidir la apertura, sino la seguridad

 

El sector del comercio, a través de sus principales asociaciones, así como los centros comercialespiden al Gobierno poder abrir en la fase 1 de la desescalada (que empezaría, en algunas provincias, el día 11 de mayo), en lugar de esperar al 25 de mayo (que sería cuando arranque la fase 2). Creen que la superficie del local no debe ser el criterio que mande a la hora de decidir si éste puede abrir o no, sino las medidas de seguridad y de distanciamiento social que se puedan garantizar dentro de los espacios.

«La apertura de nuestros establecimientos genera una profunda preocupación en el sector», señalan desde Anged, asociación empresarial que engloba a muchas de estas cadenas, entre ellas Leroy Merlin, Media Markt, El Corte Inglés o Ikea.

Además de Anged, esta petición de adelantar la apertura de las tiendas la realizan la Asociación Española de Centros Comerciales, Aecoc (que agrupa a la distribución y fabricantes), Acotex (sector textil) y Marcas de Restauración, que agrupa a las principales cadenas de hostelería.

Todas solicitan al Gobierno que la reapertura de los centros y parques comerciales, así como los locales y establecimientos comerciales ubicados en los mismos, se incluyan en la fase 1 de la desescalada, ya que «están en condiciones de garantizar la salud y la seguridad de sus clientes y sus trabajadores».

A excepción de la alimentación, todo el comercio lleva ya dos meses cerrado, con cerca de 100.000 empleados en situación de ERTE y «unos problemas operativos y de liquidez muy severos», señalan desde Anged. Las ventas en algunas categorías comerciales pueden caer entre un 25% y un 50% este año y retrasar la reapertura pone en riesgo 5.000 puestos de trabajo, según sus cálculos.

LAS FASES DE DESESCALADA DEL COMERCIO

El Gobierno permite la apertura de los comercios de menos de 400 metros cuadrados en esta fase 0, pero sólo con cita previa.Este supone que sólo puede abrir el o pequeño comercio y en unas circunstancias muy restrictivas.

En la siguiente fase, la 1, que en teoría comenzaría el 11 de mayo en las provincias que estén preparadas para ello, podrían abrir estos establecimientos sin cita previa, pero de no más de 400 metros cuadrados.

Es decir, en esta fase 1 en teoría no podrían abrir los locales de cadenas como Ikea, Leroy Merlín, El Corte Inglés, y la mayoría de las tiendas de Zara, dado que son espacios con superficies muy superiores.

Los de más de 400 metros abrirían a partir del 25 de mayo (fase 2). En esta fase también se permitirá la apertura de los centros comerciales, aunque sin zonas comunes y con restriccion de aforo.

SIN DISCRIMINACIÓN POR SUPERFICIE

Por eso, estas asociaciones reclaman que se adelante la apertura y critican «la discriminación en la reapertura de tiendas por tamaño que ha fijado el Gobierno», pues las razones sanitarias y de seguridad de empleados y clientes deben ser los únicos motivos que determinen la reapertura», señalan.

Defienden que estas cadenas, por ejemplo, tienen más capacidad para adecuar sus espacios e implantar todas las medidas de seguridad y de distanciamiento social que un comercio pequeño, por ejemplo, y piden que todas las tiendas que cumplan los requisitos necesarios de distanciamiento social, aforo, prevención e higiene requeridos por la autoridad sanitaria deben poder abrir sus puertas en la fase 1.

«El cierre de nuestras tiendas mantiene bloqueada una cadena de valor que genera 30.000 millones de euros anuales de facturación para la industria española y lo servicios, en su mayoría para pymes.

CENTROS COMERCIALES ABIERTOS

«Más de 500 centros y parques comerciales están ya abiertos al público al albergar un importante número de los establecimientos comerciales cuya actividad se considera esencial», reclaman. Se refieren a aquellos que tienen en sus instalaciones algún supermercado, por ejemplo.

Esto, dicen, les ha obligado a gestionar, ya desde el inicio de la crisis, medidas para garantizar la seguridad de todos los usuarios, sin riesgo de aglomeraciones ni en los locales ni en las zonas comunes de los centros.

El sector de Centros y Parques Comerciales suma más de 36.000 comerciantes, de los que un 85% son pequeños comercios inferiores a 300 metros cuadrados (en su mayoría pequeños autónomos y pymes). Suma 740.000 puestos de trabajo, entre empleos directos (cercano a un 50%) e indirectos.

Fuente: El Mundo