Radiografía de los hábitos de consumo en la España pos-Covid

Deloitte adelanta las tendencias que se impondrán en marcas, proximidad, MDD, digitalización, gasto, categorías…

El 65% de los españoles está dispuesto a comprar productos de marca en gran consumo durante las próximas semanas de desescalada, ya que aportan un atributo de seguridad, según el informe ‘Monitor Deloitte, camino hacia la recuperación’, que ha sido elaborado por Deloitte tras el análisis realizado al comportamiento del consumidor en 13 países (Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido, Francia, Países Bajos, Italia, India, Corea del Sur, Japón, China, Australia y España).La tendencia por la adquisición de productos de marca está particularmente marcada en España, que solo es superada por China a nivel global, con un 75% de los encuestados afirmando que se decantan también por adquirir productos de marca. Del resto de países, el que más próximo está a España es Francia, donde el 60% de los consumidores muestra su preferencia por los productos de marca.

En cuanto a la adquisición de productos locales, es una preferencia para el 55% de los españoles, porcentaje que sólo es superado por Francia (58%). Este dato, por ejemplo, es llamativo si se compara con Estados Unidos, donde solo un 38% de los consumidores muestra su propensión a la compra de artículos locales, siendo un mercado tradicionalmente entusiasta hacia los aspectos nacionales.

Del mismo modo, aunque en menor medida, destaca la tendencia de los españoles (así lo reconoce el 48%) a decantarse por marcas que se comporten con coherencia social y respondan bien a la crisis. Es un porcentaje inferior al recogido en China (67%), pero muy superior al de los consumidores holandeses (13%) y alemanes (28%), tal y como se puede comprobar en el gráfico inferior.

Por otra parte, el 41% de los españoles está dispuesto a pagar un plus por servicios de conveniencia (como puede ser, por ejemplo, la entrega a domicilio), un porcentaje inferior al anotado en China, Reino Unido y Estados Unidos. Asimismo, únicamente el 36% de los españoles compraría productos considerados no esenciales en oferta, mientras que este porcentaje se eleva al 60% en China y al 52% en Estados Unidos y Alemania.

En materia de productos con marca de distribución (MDD), sólo el 14% de los encuestados en España muestra preferencia por ellos, en contraste con países como Japón (40%) y Alemania (33%).

Digitalización
A pesar del incremento que el canal online ha tenido durante el confinamiento, el canal preferido por los consumidores españoles continuará siendo durante el próximo mes el físico, especialmente para categorías de productos de consumo básico, como por ejemplo los productos de alimentación o los artículos para el hogar.

Según el gráfico inferior, sólo el 24% de los españoles manifiesta su propensión a incrementar el gasto en el canal online, mientras que un 55% prefiere el canal físico y un 21% se mantiene neutral. El porcentaje de españoles que apuestan por el e-commerce es inferior al que aparece en el resto de países estudiados, como Reino Unido e India (46%), China (36%) y Estados Unidos (34%). España sólo supera en propensión de gasto en compras online a Australia y Japón.

En cuanto a la propensión al gasto online por categorías en las próximas cuatro semanas, los menores porcentajes se dan en medicamentos (5%) y alimentación (9%). Frente al 9% de los españoles que tiene previsto comprar alimentos por internet, el porcentaje se eleva al 28% en Reino Unido y al 36% en China. El canal online sería escogido por los españoles por encima de la tienda física solamente para libros y electrónica.

Propensión al gasto
El informe de Deloitte también recalca que, por el momento, los consumidores españoles mantienen la reducción del gasto en categorías de consumo discrecional (como viajes, moda o restauración) en contraposición a las categorías de consumo básico (alimentación y artículos para el hogar). Sin embargo, a medida que se avanza en la recuperación de la pandemia, se modera el consumo de productos básicos y aumenta el gasto en productos discrecionales, tal y como se evidencia en China y Alemania.

Finalmente, desde Deloitte también se señala que España es uno de los países que mayor preocupación manifiesta tanto por la salud como por la economía. El 54% de los españoles está preocupado por perder su empleo, mientras que en el resto de países (a excepción de India y Estados Unidos) se observa una tendencia positiva hacia la recuperación y mayor tranquilidad ciudadana conforme se va venciendo a la pandemia.

Fuente: Revista Inforetail

AGECU