Saltar al contenido

Digitalización y seguridad en tiempos del Covid: los grandes desafíos del pequeño comercio

Sus prioridades han cambiado. Más de la mitad invertirá en medios telemáticos y de protección después de que el decreto de cierre acabase con su actividad por completo

La «nueva normalidad» está más cerca desde el momento en el que los pequeños comercios de toda la vida han podido abrir. Con su cierre durante dos meses, los barrios españoles perdieron parte de su esencia. Privados de la atención cara a cara, las pequeñas tiendas también se quedaron sin uno de sus rasgos característicos. Muchas de ellas no contaban con vías digitales para continuar su actividad tras el cierre, a la vez que la preocupación por su seguridad iba en aumento. A ambas cuestiones, los negocios, que conforman la gran mayoría del tejido empresarial español, están dispuestas a ponerles remedio.

Robo multirreincidente

La protección de los locales también resulta de vital importancia, y contar con servicios profesionales de seguridad es el primer paso para garantizarla. «El robo multirreincidente para nosotros supone unas pérdidas importantísimas», alerta Campo. «Los comercios afrontan una gran cantidad de retos en lo relativo a la seguridad, por lo que es fundamental facilitarles sistemas que garanticen su protección de forma ágil, rápida y eficiente», explica a LA RAZÓN Nina Llordachs, directora de marketing de Securitas Direct. Las necesidades de protección son amplias y variadas. «En el caso de que los negocios estén cerrados, a estos les preocupa la vigilancia del stock, impedir destrozos en el local, vigilar que no haya incendio ni inundaciones, y expulsar intrusos. En el caso de los que están abiertos, garantizar la seguridad de clientes y personal, impedir el atraco y controlar el aforo», añade Llordachs.

Para combatir los hurtos que tanto daño hacen a los pequeños comercios, la CEC ha solicitado al Gobierno una modificación del Código Penal y Ley de Enjuiciamiento Criminal para corregir los errores en la interpretación jurisprudencial de la última reforma (2015), a partir de la cual los comercios españoles están sufriendo más casos de robo. Desde la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) también solicitan una reforma legal en este aspecto y cuentan con un sistema de denuncias telemáticas para que el pequeño comerciante no tenga que perder un día de trabajo en denunciar, un mecanismo que tendrán que retomar para atajar la criminalidad.

1.500 robos evitados y más de 50 ladrones detenidos

En la búsqueda de esa vertiente digital en la que están inmersos los negocios, poder monitorizar la seguridad desde una aplicación móvil facilita mucho la gestión: «A través de nuestra app están disponibles todas las opciones de protección, como conectar o desconectar la alarma o ver qué está ocurriendo en el negocio a través de las cámaras de seguridad», añade Nina. Por otro lado, en la carrera a contrarreloj contra los ladrones, la compañía también ha implementado su sistema ZeroVision, que en caso de intrusión verificada expulsa un humo denso, muy molesto, que obliga al ladrón a abandonar la instalación, a la vez que se activan los protocolos para avisar a las Fuerzas y Cuerpos de seguridad. «Con este sistema hemos evitado 1.500 robos y han sido detenidos más de 50 ladrones, al no poder salir del lugar en el que intentaban robar», explica Llordachs.

Fuente: La Razón
AGECU