Cumbre empresarial organizada por la CEOE

Los presidentes de las principales patronales del sector, como Anged, Aces o la CEC, así como de empresas como Puig o Google, piden apoyo al Ejecutivo para reactivar el comercio y constatan un crecimiento sin precedentes del canal online, lo que traerá oportunidades y desafíos para toda la industria.

 

Marc Puig (Puig): «No podemos dejar sólo deudas a la próxima generación»

El presidente de Puig y del Instituto de Empresa Familiar ha comenzado poniendo sobre la mesa el impacto de la crisis del Covid sobre Puig. «Vendemos en más de 150 países y las ventas fuera de España representan el 85% del negocio. En abril nuestras ventas cayeron un 87% y en mayo un 75%. Todas nuestras fábricas cerraron, menos una que adaptados a la producción de geles hidroalcóholicos, y pese a ello hemos acometido la mayor operación de nuestra historia con la compra de Charlotte Tilbury», ha señalado.

«Muchas empresas no saldrán de esta crisis. Si no lo hacemos bien, la crisis será mucho más aguda y la recuperación mucho más lenta. Si viene un nuevo confinamiento, las consecuencias serían desastrosas», ha explicado Marc Puig. «Sin un tejido empresarial competitivo no tendremos la posibilidad de mejorar nuestro nivel de paro. Hagamos que se creen empresas, que las pequeñas se hagan medianas y que las medianas se conviertan en grandes para mejorar la productividad».

El directivo considera que «no podemos dejar sólo deudas a la próxima generación. Lo que aleja a España del resto de países en ingresos públicos respecto al PIB es la magnitud de su economía sumergida. Que se reduzca de una vez y no subamos los impuestos a los que ya los pagan. Somos el segundo exportador mundial en perfumería. No pedimos nada a la administración, salvo un terreno fiscal neutro. De lo contrario, corremos el riesgo de seguir viendo empresas cuyo centro de decisión se traslada al extranjero».

Fuencisla Clemares (Google): «Esperamos que en tres años el 20% del comercio español sea ya online»

«Es importante abrir un debate profundo sobre el futuro que queremos para nuestro país. El Covid ha puesto de relevancia la importancia de la tecnología y ha mostrado que el camino es seguir apostando por la digitalización. Se ha visto especialmente en el comercio minorista, con la venta online creciendo a cifras no vistas. No hay marcha atrás», afirma Fuencisla Clemares, directora general de Google en España.

En su opinión, las empresas que tenían presencia multicanal han sido capaces de mitigar el impacto de la crisis y los comercios que no tenían venta online lo han pasado peor. «Las tendencias de crecimiento del ecommerce van a seguir y a consolidarse. Esperamos que en tres años suponga el 20% del comercio»; ha indicado la directiva.

Ahora bien, Clemares ha señalado que «para desarrollar la transformación digital hace falta invertir en tecnología, plataformas logísticas y una profunda reestructuración de la red comercial. Es fundamental que el Gobierno desarrolle programas de apoyo a las pymes para facilitarles esta transformación».

Pedro Campo (CEC) «El comercio es un sector estratégico para España»

El presidente de la Confederación Española del Comercio (CEC) ha indicado que el sector «es estratégico para la economía española. Estamos en continua transformación para adaptarnos a las necesidades de los consumidores, pero también estamos más atomizados que el comercio europeo. El tamaño de las empresas es inferior a la media de la UE, con un promedio de cuatro personas ocupadas por empresa».

Pedro Campo ha añadido que el comercio supone el 17% de afiliados a la Seguridad Social y ofrece una estabilidad laboral superior a la media de la economía. «La sociedad debe tomar conciencia de la contribución del sector en el bienestar de España y es necesario un plan para fomentar el comercio. Pedimos ayudas fiscales para el sector y las mismas normas con independencia de que la empresa sea online u offline».

El directivo también considera necesario posibilitar la prórroga de los ERTE o la formación dual, así como facilitar un apoyo al emprendimiento en el sector. «Hay que modificar el código penal y permitir volver a la eficacia contra el hurto reincidente. Luchar contra la falsificación y la venta ilegal, el comercio convive a diario con competencia desleal que ocupa las grandes vías comerciales, lo que repercute en las ventas»: Además, la CEC ha pedido una ley de arrendamientos comerciales.

Aurelio del Pino (Aces): «Hay que liberalizar horarios comerciales para que el comercio físico pueda competir»

La Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (Aces), que representa a empresas como Carrefour, Alcampo, Eroski o Lidl, asegura el sector ha respondido en un escenario inédito y pese a la incertidumbre existente. «En febrero se nos señalaba como los causantes de los problemas del sector agrario, pero gracias a estas terribles semanas se ha demostrado nuestro valor y aportación a la economía y a la sociedad».

«Nuestros asociados no han escatimado en inversiones ni en esfuerzos para que los supermercados se convirtieran en espacios seguros. Hemos sido un ejemplo para el resto de actividades», ha señalado Aurelio del Pino, que ha querido destacar también la profesionalidad de las plantillas de los supermercados.

«Serán precisas reformas estructurales. Hay que reformar el marco de nuestra actividad. Hay un punto de inflexión del comercio online, pero hay que liberalizar horarios comerciales para que el comercio físico pueda competir. También necesitamos un marco laboral flexible, un marco fiscal que favorezca el crecimiento y que la unidad de mercado es la mejor receta para garantizar la estabilidad».

Alfonso Merry del Vall (Anged): «Los efectos de la crisis son caldo de cultivo para el intervencionismo»

La patronal que agrupa a El Corte Inglés, Carrefour, Ikea o Leroy Merlin, entre otras, se ha mostrado preocupada porque «los efectos de la crisis serán demoledores para el empleo y la economía y, además, es caldo de cultivo para el intervencionismo y el populismo. Han pasado cuatro meses y el Gobierno todavía no ha trazado un plan para la reconstrucción de nuestro país, lo que tiene un alto coste», ha divo Alfonso Merry del Vall.

«En el mejor de los escenarios el comercio va a perder 30.000 millones de facturación. Hay que ser realistas, de esta crisis saldremos en España más pobres, y sólo con el desarrollo de las empresas se volverá a generar crecimiento», ha explicado el directivo, que ha pedido dinamizar el consumo y fomentar el empleo.

«Tenemos que tomar medidas excepcionales para recuperar la pérdida ingente de la actividad y el empleo. Es razonable ampliar horarios de apertura en domingos y festivos durante lo que queda de 2020 para dinamizar el consumo. Un comercio abierto es una palanca para recuperarnos. No es el momento de contrarreformas», ha dicho Merry del Vall.

Antonio Garrigues Walker (Asedas): «España no sabe vender. Vendemos poco y mal»

El presidente de Asedas, que integra a empresas como Mercadona o Dia, ha pedido «rigidez frente a okupas o bandas que roban en supermercados porque un país sin seguridades jurídicas tiene grandes deficiencias operativas».

«España no sabe vender. Vendemos poco y mal, y podríamos hacer mucho más en todos los sectores. La distancia con el resto de países europeos es excesiva, cuando podríamos estar a la altura de cualquiera. Ni siquiera defendemos nuestra imagen, como hacen los italianos que son unos maestros. Y ahí es dónde el comercio juega un papel esencial porque si no sabemos vender no vamos a tener nunca un papel influyente», ha indicado Garrigues Walker.

El presidente de Asedas ha pedido poner más el foco en la colaboración público-privada. «La relación tiene que ser mucho más fuerte. Por qué separamos tanto la política de la economía en España»,ha reflexionado el empresario.

Fuente: Expansión