El nuevo real decreto ley, que regula las medidas de prevención y contención una vez decaiga el estado de alarma, mantiene la obligatoriedad de usar mascarilla en espacios cerrados.

Las tiendas tendrán que recoger trazabilidad de sus clientes si así lo piden las comunidades autónomas. Esta es una de las principales novedades para el comercio que establece el Real Decreto Ley 21/2020, publicado hoy, que recoge una serie de medidas urgentes para cuando decaiga el estado de alarma el próximo 21 de junio.

“Los establecimientos, medios de transporte, o cualquier otro lugar (…) en los que las autoridades sanitarias identifiquen la necesidad de realizar trazabilidad de contactos tendrán la obligación de facilitar a las autoridades sanitarias la información de la que dispongan o que les sea solicitada relativa a la identificación y datos de contacto de las personas potencialmente afectadas”, dice el documento en su artículo 26.

Esto implica que si una persona que diera positivo por Covid-19 hubiera visitado ese establecimiento, las autoridades podrían solicitar a la tienda que compartiera todos los datos de sus consumidores de los que disponga para facilitar la contención de la pandemia.

 

En la nueva normalidad también será obligatorio mantener las medidas de prevención e higiene básicas en los establecimientos comerciales. Entre ellas se incluye el uso de mascarilla, siempre que no se pueda mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros.

Las medidas de aforo, desinfección, prevención y acondicionamiento correrán a cargo de las autoridades competentes en cada caso, que deberán a su vez asegurar su cumplimiento. “En cualquier caso -subraya el decreto- deberán asegurarse la adopción de las medidas organizativas que resulten necesarias para evitar aglomeraciones y garantizar que clientes y trabajadores mantengan una distancia de seguridad”, especialmente en centros y parques comerciales y mercadillos.

El Gobierno prevé que, para cuando termine la última prórroga del estado de alarma el próximo 21 de junio, todas las comunidades autónomas hayan pasado ya a la fase 3 de la desescalada.

Si así lo considera, en base a criterios sanitarios, una comunidad autónoma que se encuentre ya en fase 3 puede decidir superarla, quedando así sin efecto las medidas derivadas del estado de alarma en su territorio.

 

En cualquier caso, la vigencia del real decreto publicado hoy se extenderá “hasta que el Gobierno declare de manera motivada y de acuerdo con la evidencia científica disponible la finalización de la situación de crisis sanitaria originada por el Covid-19”.

El Consejo de Ministros aprobó la declaración del estado de alarma en España el pasado 14 de marzo para contener la pandemia del Covid-19. Todo el comercio minorista mantuvo cerradas sus puertas desde entonces y hasta el 4 de mayo, cuando pudieron comenzar a abrir algunos establecimientos con cita previa.

La reapertura completa no llegó hasta el pasado 8 de junio, cuando Madrid, Cataluña y Castilla y León culminaron su salto a la fase 2, que permite abrir centros comerciales y parques de medianas. Con todo, hasta el levantamiento del estado de alarma se mantienen las limitaciones de aforo, que varían en función de la fase.

Fuente: Modaes.es