La Ocde alerta de que esta herramienta es menos efectiva que otras medidas de estímulo porque es difícil dar marcha atrás una vez se ha implantado y su impacto en el consumo es temporal.

 

Días sin IVA para estimular el consumo. La medida que los comerciantes reclamaron la semana pasada ante el Congreso en España se está implementando ya en otros países del mundo. Junto con las medidas para aliviar temporalmente la presión fiscal de las empresas, países como Colombia, Alemania, Japón o Singapur han recurrido a recortes, congelaciones o directamente días sin IVA para estimular el consumo tras el confinamiento.

La semana pasada, durante una comparecencia en el Congreso, el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, propuso establecer un régimen excepcional del IVA para liberar el stock acumulado durante el confinamiento.

En el mismo foro, el presidente de la Asociación del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex), Eduardo Zamácola, también sugirió una reducción del IVA, “al menos en moda infantil”. Por el momento, el Consejo de Ministros sólo ha acordado rebajar el IVA a los libros electrónicos y la prensa digital, que el pasado 21 de abril pasaron del tipo general del 21% al tipo superreducido, del 4%.

 

Por el momento, China ha sido la mayor economía del mundo en anunciar que aplicará esta medida. En el Informe de Trabajo del Gobierno, presentado a finales de mayo, el primer ministro del país, Li Keqiang, adelantó que el Ejecutivo reducirá el IVA este año. El país cuenta ahora con tres tipos de IVA: 13% para el sector manufacturero; 9% para construcción y transporte y 6% para servicios. La rebaja todavía no se ha concretado.

Donde sí se ha aplicado ya la medida es en Alemania. La mayor potencia europea ha acordado bajar el tipo general del IVA del 19% al 16% y reducir el tipo del IVA reducido del 7% al 5%. La medida estará en vigor hasta final de año.

También está ya en marcha un recorte en Noruega, que aprobó la decisión el pasado 20 de marzo. Entre otras medidas, el país nórdico acordó recortar el IVA más reducido del 12% al 8% del 20 de marzo al 31 de octubre.

 

Colombia, por su parte, ha optado por instaurar tres días sin IVA: el 19 de junio, el 3 de julio y el 19 de julio. Los productos incluidos en la medida son electrodomésticos como televisores, aires acondicionados, planchas o cafeteras; algunos juguetes, elementos deportivos y complementos como bolsos, carteras o gafas de sol, con un precio máximo de 356.000 pesos colombianos (88 euros).

En Singapur, el Gobierno ha decidido retrasar la subida del impuesto de bienes y servicios (GST), prevista para 2021. “Tras revisar las proyecciones de ingresos y gastos y considerando el estado actual de la economía, la subida del GST no entrará en vigor en 2021”, explicó el Ejecutivo.

“Sin embargo, Singapur no podrá posponer esta subida indefinidamente, por lo que será necesaria aplicarla en 2025”, apostilló. El GST se introdujo en 1994 con una tasa del 3%. El gravamen se elevó al 4% en 2003, al 5% en 2004 y al 7% en 2007. En 2018, el Gobierno anunció que preveía elevarlo hasta el 9% entre 2021 y 2025.

La decisión de recortar el IVA para estimular el consumo también ha sido ampliamente aplicada en países emergentes como Jamaica y Kenia, que han reducido su IVA general, o Moldavia o Kazajistán, que han recortado también el reducido.

 

España tiene actualmente tres tipos de IVA: general, del 21%, que se aplica a productos como la moda; reducido, del 10%, para alimentación, transporte, viviendas y hostelería, entre otros; y el superreducido, del 4%, para productos básicos de alimentación, libros y medicamentos.

Desde la anterior recesión, España es el segundo país de Europa que más ha subido el IVA, en línea con Reino Unido y sólo por detrás de Hungría. La primera subida de la última década llegó en 2010, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero elevó el IVA general del 16% al 18%.

Dos años más tarde, el Ejecutivo liderado por Mariano Rajoy volvió a subir el tipo general, esta vez en tres puntos, lo que supuso el mayor incremento de la historia, dejándolo en el 21%. Además, el tipo reducido se subió del 7% al 10%.

Pese a la popularidad de reducir el IVA, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) alerta de que son medidas “menos efectivas” que otras herramientas fiscales expansivas “y pueden ser difíciles de revertir una vez que se han introducido, incluso de forma temporal”. “También hay evidencia de que el impacto de tasas de IVA más bajas en el consumo y los precios al consumidor puede ser de corta duración”, añade la organización.

Etiquetas: