La medida se aplica a la capital catalana y su área metropolitana y tendrá una duración de quince días desde que se publique en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (Dogc).

 

Barcelona da también un paso atrás en la desescalada. El comercio no esencial, incluidas las tiendas de moda, podrán abrir únicamente con cita previa durante los próximos quince días, según ha explicado hoy Meritxell Budó, portavoz del Gobierno catalán.

“El comercio puede permanecer abierto”, ha recalcado Budó. “El de primera necesidad funcionará como venía funcionando, y el resto se permitirá pero siempre con cita previa o aviso previo”, apuntó.

La restricción forma parte de un paquete de medidas para controlar los rebrotes de coronavirus en la ciudad y su área metropolitana. En concreto, las medidas serán de aplicación en Viladecans, el Prat de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Boi de Llobregat, Cornellà, Sant Just Desvern, Esplugues de Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat, Montcada i Rexach, Santa Coloma de Gramanet, Sant Adrià de Besós y Badalona.

El gobierno autonómico recomienda a los ciudadanos no salir de casa salvo para actividades esenciales y ha hecho un llamamiento a la responsabilidad individual “Se actúa ahora para evitar actuar más adelante y de una forma más estricta”, ha señalado Budó.

 

La medida entrará en vigor cuando se publique en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (Dogc) y tendrá una duración de quince días. En el comercio, también se recomienda evitar el contacto con el público.Además, en los restaurantes se limitará el aforo al 50% en el interior y se prohibirá el servicio en barra, mientras que en las terrazas habrá que mantener la distancia de seguridad de dos metros. Los gimnasios, centros de ocio nocturno y actividades culturales se cerrarán.

La capital catalana se suma así a las medidas tomadas en Lleida, que fue el primer foco de contagios en Cataluña y donde las medidas ya se aplicaron el jueves.

El comercio en España permaneció cerrado durante casi tres meses, desde que se decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo hasta que comenzaron a levantarse las restricciones a principios de mayo.

Entonces, en una primera fase se permitió abrir también sólo con cita previa, pero fueron pocas las tiendas que lo hicieron. Ahora, la situación es diferente porque gran parte del personal de tienda ha sido ya recuperado de los expedientes de regulación temporal de empleo (Erte).

Fuente: Modaes.es