En los últimos meses hemos visto cambios radicales en el comportamiento de los compradores. Lo Digital ha irrumpido en nuestras vidas, no únicamente en los procesos de compra, sino también como parte de nuestro ocio o desempeño laboral, para estar informados o conectar con la familia.

Sin embargo, ¿son los cambios en los procesos de compra tan y tan disruptivos como parecen? 

Algunos de los resultados que surgieron del estudio ShopperScape 2020 realizado por nuestros compañeros de la División Consulting de Kantar, parece que así lo demuestran: el 49 % de los estadounidenses adultos preferían comprar productos online y el 77 % de todos los compradores considerarían las compras online incluso para algunas compras ocasionales.

Está claro que los principales retailers mundiales ya se hacían eco de ello hace unos meses, así Amazon comenzó a invertir en productos de Gran consumo o Wallmart y Target reorganizaron su logística para dar respuesta  esta nueva realidad.

La crisis del Covid ha puesto de manifiesto que estos esfuerzos no han sido suficientes y que no todos los players estaban preparados para afrontar el despegue del eCommerce, y no sólo en España, sino también a nivel global.

Y es que, es la propia Distribución quien reconoce que no tenía hechos los deberes…

  • Solo el 17 % cree que están preparados
  • El 40 % reconoce no tener objetivos claros
  • El 25 % no tiene una estrategia de surtido específica
  • El 41 % no dispone de un equipo específico
  • El 32 % no tiene una estrategia de precios específica
  • Solo el 15 % tienen una estrategia claramente definida para incrementar ventas
  • Solo el 8 % aplica analytics para mejorar la activación y conversión

Cuando me preguntaban por qué no despegaba el eCommerce, yo siempre he tenido claro que una parte de culpa era de los propios distribuidores: no les interesaba. Y con la excusa de que era un negocio demasiado pequeño no han querido invertir… y no han dejado que lo hicieran tampoco las marcas.

Ante un sistema tan y tan inestable, los Direct To Consumer se han puesto las pilas y comienzan a ofrecer alternativas serias a los compradores. Esa es una vía. Alternativamente, yo creo que la Gran Distribución tiene mucho que aprender todavía y que las grandes marcas pueden ayudarles y actuar como partners, como hicieron hace 30 años cuando comenzaron juntos a diseñar estrategias para mejorar la conversión en las tiendas físicas. ¡Todavía estamos a tiempo!

Fuente: Kantar Blog Comprador