Mango aprovecha el tirón del online y suma 242 tiendas a su negocio digital

La cadena de moda, que aumentó sus ventas en la web un 50% durante el confinamiento, acelera su plan de omnicanalidad en España, Francia y Países Bajos.

Aunque aún es pronto para calcular hasta qué punto las empresas han acelerado su proceso de transformación digital en los últimos meses, sin duda la crisis del coronavirus ha servido de catalizador. Especialmente para aquellas compañías que ya operaban dentro del e-commerce. Un buen ejemplo es el de Mango, que vio crecer sus ventas online un 50% durante el confinamiento, con casi un millón de nuevos clientes. Quizás por eso, esta semana ha decidido dar un paso crucial que podría cambiar por completo su estructura, al incluir a sus tiendas en su negocio digital, inicialmente con 242 franquicias repartidas entre España, Francia y Países Bajos.

Se trata de un paso decisivo en la transformación digital de Mango. Por un lado, porque permitirá a las franquicias ser partícipes de la facturación que consigan a través de la venta online (según las ventas en su área de influencia), una medida que «se implementará con efectos retroactivos a 1 de enero de este año», tal y como señala la compañía. Pero al mismo tiempo se trata de un cambio que permitirá a Mango avanzar hacia la omnicanalidad reconvirtiendo las tiendas en puntos de venta y de ‘última milla’, es decir, el último eslabón de la cadena logística que a día de hoy depende en su mayoría de los centros logísticos de la compañía.

La medida se aplicará inicialmente a las franquicias de España, Francia y Holanda, países con gran volumen de tiendas franquiciadas (142, 82 y 18, respectivamente), pero la idea es implementarla en todo el radio de acción de Mango en el mundo. De hecho, la compañía reconoce que «la decisión de compartir el crecimiento del negocio online con las franquicias tiene como principal objetivo avanzar aún más en proyectos de omnicanalidad». Y, por eso, ha decidido acelerar el paso en los mercados en los que tiene una mayor influencia, lo que puede servir de experimento crucial para llegar a la plena omnicanalidad en el futuro.

En este sentido, Mango explica que «en la actualidad, la red de tiendas (tanto propias como franquicias) ya efectúa diversas iniciativas omnicanal como, por ejemplo, la entrega y devolución de pedidos online, así como ventas en tienda física con el stock de la tienda online», por lo que gracias a este nuevo impulso, Mango acelerará todavía más en lo que denomina «iniciativas Customer Centric», un concepto que hace referencia al cliente prototípico del mañana: que compra principalmente a través de internet -incluso desde dispositivos móviles-, que valora por encima de todo los tiempos de espera cortos y que el surtido le llegue directamente a su domicilio.

Llevar el click&collect a cada tienda del mundo

Por eso, Mango espera que esta medida sirva para favorecer los flujos operativos para optimizar el stock y acercarlo a sus clientes. De hecho, Daniel López, director de Expansión y Franquicias de Mango, señala que «nos parece justo compartir parte de la facturación online con nuestras franquicias dado que las tiendas físicas son claramente responsables del importante crecimiento del negocio online. Muchas de las transacciones que finalizan en nuestro e-commerce surgen por visitas de nuestros clientes a nuestras tiendas físicas».

«Además, esta inciativa nos permitirá trabajar de forma aún más estrecha con nuestra red de franquicias y acelerar el desarrollo e implementación de nuevas iniciativas de omnicanalidad en tienda», añade López, que fija como el primer objetivo de Mango la implementación en toda la red de tiendas del sistema ‘click & collect’ que tan buenos resultados ha dado a todo el sector de la distribución durante la pandemia. Pero la recogida en tienda de pedidos realizados online es solo el paso intermedio antes de llegar a un negocio 100% online en el que todas sus tiendas puedan operar como puntos de ‘última milla’.

Pero aunque Mango reconoce que tiene como objetivo «potenciar al máximo la omnicanalidad», por el momento su apuesta se centra en fomentar que la mayor parte de las transacciones online conlleven algún tipo de interacción con las tiendas físicas de la cadena, «ya que los puntos de venta físicos son el lugar de contacto más cualitativo y experiencial». A pesar de ello, lo cierto es que los cambios en los hábitos del consumidor han llevado a la compañía a acelerar su transformación digital. Por el momento, «a partir de 2021 y una vez consolidado el proyecto, Mango tiene previsto extender este acuerdo a otros países donde esté implementado el sistema de franquicias».

Fuente: lainformacion

AGECU