El estado de alarma, primero y ahora la pandemia obliga a muchos negocios a seguir abiertos para recuperar algo de dinero

 

Es la primera vez que no cogen vacaciones en verano. Muchos pequeños negocios optan por no cerrar: sus cajas se han reducido casi a la mitad.

Dueños de bares, tintorerías, tiendas de novias y fruterías de barrio han perdido mucho dinero durante el estado de alarma, y ahora con la pandemia, han decidido colgar el cartel de «Abierto por necesidad«.

Dicen que les resulta muy duro remontar los tres meses que tuvieron que estar en casa confinados, con su negocio cerrado.  Tienen puesta su esperanza en otoño. Quizá puedan entonces cogerse unos días de descanso. Andalucía Directo ha estado con ellos.

Fuente: canalsur.es