Los patrones de compra se han visto alterados de forma drástica a causa de pandemia, de tal forma que el consumidor post Covid es el más impredecible de las últimas décadas. No obstante, aquellas empresas que tenían implementado procesos de transformación digital, han podido afrontar mejor los cambios sobrevenidos. Así lo revela una de las principales conclusiones de la  segunda reunión del Observatorio de Retail en España.

Así, el análisis aclara que aunque los cambios en patrones de compra que impactan en la industria retail son comunes, disruptivos y transformadores, estos nunca se habían experimentado de forma tan acelerada y repentina.

En este sentido, cabe resaltar que la evolución del eCommerce también se ha visto acelerada por la pandemia. En concreto, el comercio electrónico creció el 67% en España en los meses de abril, mayo y junio.

AUTOMATIZACIÓN DE PROCESOS Y SEGURIDAD

De esta forma,  el análisis destaca que una de las principales tendencias impulsadas por la Covid-19 es la automatización de procesos que reducen el contacto físico. En este sentido, se ha experimentado un aumento de las ventas online, con entrega a domicilio o recogida en tienda.

Otra de las tendencias destacadas es el regreso a la venta por teléfono o con cita previa. Ambas se han disparado en todos los retailers que las han puesto en marcha lo cual exige a las organizaciones un esfuerzo extra por satisfacer las necesidades del cliente.

Asimismo, la seguridad en las tiendas ha pasado a ser una prioridad, lo cual ha supuesto inversiones importantes para las empresas del sector.

En esta línea, cabe destacar  una mejora en la tasa de visitantes/clientes compradores ya que, si bien es cierto que hay menos tráfico en las tiendas,  en muchos casos el consumidor post Covid compra a conciencia y con gran parte de la decisión de compra previamente tomada.

Por otra parte, el control de stocks se convierte en una labor clave para las empresas ya que los clientes quieren pasar el menor tiempo posible en las tiendas y buscan la disponibilidad y la facilidad de compra.

En definitiva, los cambios en los hábitos de compra y las prioridades de los clientes han cambiado de forma radical. Por ello, los integrantes del Observatorio recalcan que el peso de las ventas online será cada vez mayor y supone una oportunidad de mercado para todos los retailers, con excepciones como la hostelería, que tiene un componente social esencial.

Fuente: Directivos y Gerentes