La startup Lifvs, oriunda de este país, ha tenido la idea de montar este tipo de establecimientos en contenedores.

Entre las últimas novedades que nos llegan del retail se encuentra la iniciativa de la startup sueca Lifvs, que ha tenido la idea de montar supermercados en contenedores.

Así lo ha compartido en su LinkedIn el experto en retail Javier Pérez de Leza, quien indica que el objetivo de esta idea es abastecer poblaciones o zonas rurales de menos de 1.000 habitantes, donde ya no quedan supermercados.

Estas particulares tiendas apenas cuentan con 20 metros cuadrados, pero abren las 24 horas del día y ofrecen más de 550 referencias de productos básicos, como bebidas, carnes, ensaladas, verduras y helados, etc.

El proceso para los usuarios de estos establecimientos está asociado a una aplicación de la empresa, que deberán descargarse, y que tendrán que vincular a una forma de pago. Con ello, se accede a la tienda automáticamente y, una vez en el interior, basta con seleccionar los productos deseados, escanearlos con el móvil y confirmar el pago. Así de simple.

Los autores de esta iniciativa persiguen la implantación en grupos de cuatro a cinco tiendas en una zona. Estos establecimientos los lleva un solo empleado, encargado de hacer la reposición de artículos y la limpieza.

Por ahora, ya existen 20 supermercados portátiles y el objetivo es llegar a 300 en los próximos tres años. «Al final las convierte en tiendas muy competitivas, bajos costes de personal y alquiler y algo más de lo normal en logística», señala Pérez de Leza preguntándose si estas tiendas tendrían futuro en España. El tiempo lo dirá.

Fuente: Foodretail