El Ayuntamiento de la capital aragonesa prueba la modificación urbanística que permitirá dar un uso residencial a los bajos, para dar salida a la gran cantidad de locales vacíos que hay en la ciudad

Zaragoza ha aprobado definitivamente la modificación urbanística que permitirá reconvertir en viviendas más de mil locales comerciales que hay vacíos en la ciudad. La medida se aplicará en la mayor parte del casco urbano y permitirá dar nuevos usos residenciales a bajos comerciales que están desocupados, que llevan tiempo en esa situación y que no tienen visos de ser alquilados para actividades empresariales.

La crisis del comercio minorista que se arrastra desde hace años, el cierre de sucursales bancarias y la crisis del coronavirus -que ha acelerado el cierre de negocios- ha disparado la cifra de locales desocupados. Son más de 1.400, según la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios (ECOS). Así era ya en el año 2018, antes del impacto de la crisis del Covid, que ha agravado el problema.

Dar una salida económica a esos locales, reducir el stock de bajos comerciales que hay en la ciudad, ofrecer a sus propietarios una oportunidad extra para rentabilizarlos y que así se ayude también a ampliar la oferta de vivienda son los objetivos que persigue el Ayuntamiento con esta modificación urbanística.

Se pretende actuar en locales que llevan más de tres años vacíos y «afean» los barrios para ponerlos en valor y que la ciudadanía se pueda aprovechar de ellos, bien convirtiéndolos en vivienda, bien acogiendo nuevas formas de economía, según ha explicado el consejero municipal de Urbanismo, Víctor Serrano.

Esta modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) ha sido aprobada por unanimidad por el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza. El texto final recoge distintas aportaciones de los grupos municipales, como aumentar la superficie mínima exigida para la reconversión en vivienda, que pasará de los 37,5 a los 45 metros cuadrados.

Fuente: ABC

Etiquetas: