El comercio físico se ha resentido por la pandemia, que ha favorecido el distanciamiento. Un estudio de Mediapost profundiza en qué hacer para satisfacer las expectativas de los consumidores y atraerlos de nuevo y, según sus conclusiones, conseguirlo pasa por un mayor uso de la tecnología y más promociones presenciales.

La segunda edición de su estudio de marketing relacional, Mediapost, especialista en este ámbito, concluye que las grandes bazas de las tiendas físicas son la posibilidad de poder ver en persona los artículos antes de comprarlos es la más valorada (60%) por los consumidores españoles, seguida por poder localizar rápidamente el producto (51%) y recibir atención personal y especializada (49%).

Con la colaboración de la Asociación de Marketing de España y tras entrevistar a más de 3.000 personas, la investigación profundiza en las expectativas del consumidor ahora que poco a poco recuperan su tráfico habitual para poder atraerlos de nuevo ya que, tras los meses vividos, los clientes valoran en su vuelta a las tiendas otros factores, como el uso de la tecnología o las promociones.

Según los autores, la transformación digital de la tienda física se ha visto ralentizada con la llegada del coronavirus, pero continúa en marcha como próximo paso común a todas las marcas y retailers. Actualmente, el lector de precios en el carrito es la aplicación tecnológica en tienda que más desean los consumidores (44%), ya que la consideran una gran mejora en su experiencia de compra. Le siguen las notificaciones en el móvil sobre promociones presenciales (34%), que resaltan la importancia del proceso omnicanal, los probadores virtuales y las cajas automáticas, con un 24% y 23% respectivamente.

El estudio también revela que más de la mitad de los compradores utiliza la app de la marca o el retailer, si la tiene, durante su visita a la tienda física del mismo. “Se trata de un dato a considerar como oportunidad de mejora en la búsqueda de modelos híbridos para la relación con el consumidor”, aseguran.

Las promociones, aspecto a mejorar
Son uno de los factores que más influyen en la experiencia del consumidor. Los clientes prefieren las promociones cuando pueden interactuar con ellas, es decir, probar los productos (22%); cuando las acompaña un promotor que explica o muestra el producto (21%), factor que valora especialmente el comprador de más de 55 años (26%) y, finalmente, cuando las descubren de forma inesperada al llegar al punto de venta, porque consideran que animan y amenizan su compra (21%).

De hecho, solo uno de cada diez clientes considera que las promociones no aportan nada a su proceso de compra, mientras que un mayoritario 80% querría poder disfrutar de más degustaciones y demostraciones de producto de las que encuentra actualmente en el punto de venta físico.

La aceptación de la promoción en tienda física es casi tanta como en el domicilio, donde el 90% de los usuarios está interesado en recibir muestras gratuitas de producto. En este sentido, el buzón se erige como canal predilecto.

Deficiente aprovechamiento de los datos
Solo el 23% de los consumidores españoles es consciente de haber recibido información sobre lanzamientos y eventos tras haber facilitado sus datos en una promoción, porcentaje que baja hasta el 9% entre aquellos que recuerdan haber recibido promociones o información sobre productos. Los datos que desvela el estudio realizado por Mediapost señalan la necesidad de que las marcas inviertan más en esa relación posterior a la promoción, sacando así más partido a la misma.

Otro punto a mejorar, según los consumidores, sería el aprovechamiento que la tienda física hace de los datos que tiene sobre los compradores. La sensación de uno de cada tres compradores es que la tienda no los reconoce o no hace ningún uso de su información. La realidad es que más del 60% de los consumidores encuentra ventajas a ceder sus datos y cuatro de cada diez confían en el uso que se haga de ellos.

Fuente: Ituser.es