El crecimiento de la campaña que está a punto de llegar estará impulsado por la alimentación y el canal online.

Una campaña de Navidad congelada. La temporada, una de las más importantes del año para la moda, estará este año marcada por el coronavirus, la caída del consumo y las restricciones en las tiendas. De hecho, el crecimiento del comercio será de un 2% este año, frente a la media anual del 3% de la última década, según Bain. La moda, por su parte, seguirá a la cola.

Desde 2008, con motivo de la Gran Recesión, no se producía una caída en las ventas de la campaña de Navidad, con un descenso del 5%. Aunque es poco probable a día de hoy, otro paquete de ayudas estímulo podría incrementar la tasa de crecimiento de las ventas navideñas de un 2% a un 3,5%.

El paquete de medidas puesto en marcha en Estados Unidos incluía ayudas para las pymes y para sectores en dificultades como las aerolíneas, una ampliación de la cobertura por desempleo y el pago directo de dinero en efectivo a las familias estadounidenses.

Desde 2008 no se producía una caída en las ventas de la campaña de Navidad

Según el informe de Bain, las categorías y canales que prosperaron durante la pandemia, entre enero y agosto, probablemente verán un crecimiento continuo. Se mantendría en primer lugar, por tanto, las ventas online y por correo, que supondrían un 24%.

Más del 47% de los consumidores pretende comprar a través de esta vía. Esto se debe, por un lado, a que la mayoría de los consumidores no han vuelto a un centro comercial desde el inicio de la pandemia y, por otro, más de cinco mil de tiendas han cerrado durante el 2020.

Por sectores, el que mantendría el empuje del crecimiento sería el de la alimentación, seguido de las tiendas de bricolaje y jardinería. Sin embargo, los datos para la industria de la moda no son tan optimistas, ya que durante enero y agosto cayeron en un 35%.

El cambio en el comportamiento de los consumidores es uno de los principales factores que van a hacer que sea una campaña de Navidad diferente. Más de la mitad opina que este año no tienen tantas ganas de comprar comparado con años anteriores, esto sumado a que el 54% de los consumidores tienen de una renta baja, según el informe de Bain.

El 47% de los consumidores hará sus compras de forma online

También es un foco de preocupación el impacto negativo que puede tener el Covid-19 en su economía y, por tanto, un 53% de los consumidores no están dispuestos a gastarse más dinero. A esto se le suman que más de la mitad de los consumidores no planeaba hacer tantas compras de navidad y tienen previsto acudir a menos celebraciones este año.

La reducción del aforo en las tiendas, la alta tasa de desempleo, la falta de motivación para comprar, la falta de seguridad en las tiendas, las limitaciones en las cadenas de suministro y las compras adelantadas son algunos de los retos a los que se está teniendo que enfrentar el sector.

Pero también se han descubierto otras oportunidades que han sido beneficiosas para el sector, como la búsqueda de nuevos estímulos por parte de los consumidores, un gasto redirigido o una renta más alta como consecuencia del ahorro durante los primeros meses del 2020, señala Bain.

Fuente: modaes.es