Sin turistas y sin trabajo en la oficina, los principales ejes comerciales de España pierden fuerza. Mientras, las ciudades secundarias y los barrios tienen más vida que nunca.

Hubo un tiempo no muy lejano en el que abrir en Preciados, Serrano, Paseo de Gracia o Portal de l’Àngel era una garantía de tráfico. Sus rentas, las más caras de España, se justificaban por la elevada afluencia de locales y turistas, y las tiendas, de grandes dimensiones, eran las joyas de la corona de los reyes del retail. Hasta ahora. La pandemia ha sacudido el mapa del comercio en España dejando un inesperado ganador: las ciudades secundarias.

Los ejes que mejor resisten tras el estallido del coronavirus son aquellos donde la mayoría de operadores han optado por cerrar sus tiendas en los últimos años: los barrios de las grandes ciudades y las localidades pequeñas.

La mayor parte de grupos optaron por mantener grandes flagship stores en las principales calles del país y apoyarse en el ecommerce para cubrir el resto del territorio. De los grandes, sólo Tendam ha defendido en los últimos años una penetración geográfica con tiendas físicas.

Con el teletrabajo y sin turismo, los barrios han cobrado de nuevo vida

Pero hoy, esos macroflagships son precisamente los más expuestos. Calles como Serrano o Paseo de Gracia han perdido de golpe más de un 40% de tráfico: por un lado, por la caída drástica del turismo; por otro, porque el auge del teletrabajo y las restricciones por la pandemia han motivado también un descenso de los commuters, la gente que cada día viaja de las afueras a la ciudad para trabajar.

“Con el teletrabajo, la gente ha vuelto a los barrios”, decía recientemente Toni Ruiz, consejero delegado de Mango, en el congreso BnewBarcelona. “Se defienden mejor las tiendas de centro ciudad de localidades medianas o pequeñas que grandes avenidas”, añadía.

La dicotomía se refleja también en los últimos datos de TC Group Solutions: en agosto, el flujo peatonal en Madrid, Palma y Barcelona cayó más de un 40%; en Galicia, el descenso fue del 20% y en Andalucía, del 25%.

Las tienda de los ejes ‘prime’ requieren de una gran afluencia por su tamaño y sus rentas

Además, las tiendas de los ejes prime tienen otro factor en contra: su tamaño (de miles de metros cuadrados) y sus rentas (de 3.000 euros por metro cuadrado al año, de media, en los principales ejes españoles) sólo se justifican con una abultadísima afluencia.

En cambio, en las ciudades de menos de 100.000 habitantes las tiendas son más pequeñas y, además, el tráfico está más protegido. En este rango se encuentran localidades como Lugo, Cáceres, Toledo, Torremolinos, Zamora, Granollers o Irún. “Hay una oportunidad para zonas dormitorio”, coincidía en el mismo evento Jaume Miquel, presidente y consejero delegado de Tendam.

“Pero tendrán que tener un sentido diferente: será una tienda mucho más hub, más online, y no tanto experiencial de una sola marca”, añadía. El ejecutivo cree que la moda atravesará el mismo proceso que el retail de alimentación: “hubo grandes hipermercados a veinte kilómetros de casa y ahora lo que lleva son las tiendas commodity, cercanas y de conveniencia”.

Fuente: Modaes.es