En las compañías de más de diez empleados son una de cada cuatro las que comercializan online, lo que generó en 2019 una cifra de negocio de más de 300.000 millones, según el INE

En plena segunda ola de la pandemia, muchas empresas están empezando a desarrollar sus plataformas online para poder seguir vendiendo a pesar de las restricciones a la movilidad. Y es que hasta ahora son pocas las que tenían este servicio. Según los datos del INE publicados este martes, solo una de cada diez (9,5%) de las empresas de menos de diez empleados realizaron ventas por internet en 2019, un porcentaje que sube al 25,5% en el caso de las compañías con diez o más trabajadores.

Y eso que es una tendencia cada vez más solicitada por los consumidores. Según las cifras del INE, el volumen de negocio generado por estas ventas alcanzó los 307.425 millones de euros, lo que supone un aumento del 9,2% respecto a 2018. Así, el comercio electrónico representó el 19% del total de las ventas efectuadas por las empresas de diez o más empleados en 2019, dos puntos más que el año anterior.javascript:falsePUBLICIDAD 

El comercio electrónico seguirá avanzando, ya que el 98% de las empresas españolas cuenta con conexión a internet y, de estas, el 63% usó medios sociales durante 2019, lo que supone diez puntos más que el año anterior, siendo así la característica que más ha aumentado en este periodo de todas las analizadas por el INE.

La nueva tecnología más utilizada por las compañías españolas fue el Internet de las cosas (IoT), con un total del 16,8% de ellas. En los tres primeros meses de 2020, por detrás del IoT se situaron los robots industriales (9%) y el análisis de grandes fuentes de datos o Big Data (8,5%).

El coste de la venta online

Pero destaca el hecho de que las empresas que cuentan con página web no han ido aumentando los últimos años. En el caso de las de más de diez empleados la cifra se mantiene en un 78% desde 2017, pero en las más pequeñas el porcentaje cayó en 2019 a un 28,8% desde el 31% de dos años antes. Carlos Ballesteros, doctor en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Pontificia Comillas (ICADE), explica que en tiempos de confinamiento la venta online se dispara, pero reconoce que quien no estuviera preparado «ahora lo tiene difícil».

«En apenas 5 meses los españoles hemos descubierto que la venta online es algo fabuloso que nos entretiene, pero va a ser difícil adoptar por parte de muchas empresas ahora una estrategia de venta online porque no se improvisa y necesita inversión, y en estos momentos hay falta de liquidez», explica el profesor experto en economía colaborativa.

En su opinión, los consumidores somos fieles a una marca mientras la empresa cumple con las expectativas, pero si empieza a fallar «es fácil que llegue otra empresa y nos enamore con nuevas propuestas». Por ello, asegura que el servicio online debe ser «creativo, innovador y provocador», y eso requiere inversión. Y aunque reconoce que el coste de hacer envíos por internet no es la principal barrera de entrada a este servicio, Ballesteros explica que si se quiere hacer bien hay que invertir en tecnología y en todos los servicios «de última milla», que son los que dan la cara al final pero repercuten en la reputación del vendedor.

Además, los clientes no suelen aceptar de buen grado el pago de una prima por llevar los productos a domicilio, para lo que las empresas más pequeñas podrían asociarse o compartir plataformas y así minimizar gastos, propone el profesor.

Fuente: El Correo

Etiquetas: