La Comisión Europea ha anunciado además una segunda investigación antimonopolio contra el gigante del comercio online por el posible tratamiento preferencial de sus propias ofertas minoristas, frente a los de terceros que usan su marketplace, mediante el recopilado de datos para competir contra ellos.

Bruselas vuelve a la carga contra los gigantes digitales de EEUU. La Comisión Europea ha anunciado este martes que ha presentado cargos contra Amazon por infringir las leyes antimonopolio europeas al distorsionar la competencia en los mercados minoristas online mediante el uso de datos de sus competidores.

El brazo ejecutivo de la UE acusa a Amazon de que dependa «sistemáticamente» de datos no públicos de vendedores independientes que usan su ‘marketplace’ en beneficio de sus propio negocio minorista, que compite directamente con estos vendedores. «Los datos de actividad de terceros vendedores no deben ser usados en beneficio de Amazon cuando actúa de competidor de éstos», ha asegurado la Comisaria de Competencia europea, Margrethe Vestager.

La Comisión señala que Amazon tiene un rol dual como plataforma. Por un lado, proporciona la plataforma para que cualquier vendedor pueda comercializar sus productos en línea pero, al mismo tiempo, Amazon también es un fabricante que actúa como minorista y como competencia de esos vendedores externos.

En este sentido, la investigación de Bruselas indica que Amazon tiene acceso a «grandes cantidades de datos de vendedores no públicos», como el unidades de productos pedidos, el número de visitas a las ofertas, datos relacionados al envío, que fluyen directamente a los sistemas automatizados de Amazon y que el gigante online utiliza para ajustar sus ofertas minoristas y las decisiones comerciales estratégicas.

La Comisión ha puesto como ejemplo la lista de los productos más vendidos según su categoría, donde Amazon puede ajustar su oferta en función de los datos no públicos que recopila de los competidores que utilizan su marketplace.

«Las condiciones de competencia en la plataforma de Amazon también tienen que ser justas», ha agregado Vestager quien ha señalado que «sus reglas no deberían favorecer artificialmente las propias ofertas de Amazon ni aprovechar las ofertas de los minoristas que utilizan los servicios de logística y entrega».

Y es que la Comisión ha abierto una segunda investigación adicional sobre el grupo estadounidense presidido por Jeff Bezos por prácticas que podrían favorecer artificialmente sus propias ofertas comerciales y de los vendedores que usan las logísticas y servicios de envío de Amazon.

EN EL PUNTO DE MIRA

La investigación, que comenzó hace casi dos años, muestra la preocupación de Bruselas por que Amazon pueda estar abusando de su papel al usar los datos que recopila sobre los comerciantes para competir contra ellos. El pasado mes de junio The Wall Street Journal ya avanzó que el departamento que dirige la comisaria danesa se preparaba para acusar formalmente a la empresa de Jeff Bezos y apuntaba que Amazon podría haberse aprovechado de ese doble rol utilizando los datos de compras y transacciones para desarrollar sus propios productos.

Las prácticas comerciales de Amazon han sido objeto de escrutinio en otras partes de la UE y en EEUU. En 2018, el organismo de control antimonopolio alemán lanzó una investigación sobre ese doble papel de la plataforma investigando si utilizó su poder de mercado para establecer términos contractuales ilegales.

En su país natal, la compañía se encuentra entre los grupos, junto a Apple, Facebook y Google, que están bajo el escrutinio del Comité Judicial del Congreso que investiga si estas empresas habrían usado su tamaño e influencia en determinados mercados para estrangular la competencia.

Fuente: Expansión

Etiquetas: