Desde el madrileño barrio de Salamanca, la mercería Edelweiss vende productos a toda España, Europa y América a través del ecommerce, un servicio que puso en marcha hace una década

A un solo click, miles de productos. Un gran escaparate con infinidad de marcas, artículos y precios al alcance de la mano y sin necesidad de salir de casa. Internet ha revolucionado por completo la forma en la que consumimos. El comercio online no para de crecer y, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el primer trimestre de 2020 superó en España los 12.200 millones de euros, un 11,6% más que el año anterior. Unos datos previos a la pandemia y al confinamiento, cuando el ecommerce se disparó a un ritmo sin precedentes.Anuncios en redes sociales, compras a través de la página web e incluso a través de perfiles sociales. Las grandes firmas de moda se han adaptado a este nuevo entorno digital y ya es una extensión más de su tradicional tienda física. Entre las grandes, se abren hueco también pequeños negocios, como una pequeña mercería del centro de Madrid. Cuenta con perfiles en las principales redes sociales, ha digitalizado por completo su negocio y hasta ha lanzado su propia app para vender a través de ella. Una inversión técnica y humana que ha llevado a Mercería Edelweiss a vender no sólo en Madrid, sino en el resto de España, Europa e incluso al otro lado del charco.

Cuando el padre de Antonio Casado inauguró la pequeña mercería hace más de 40 años en la calle Lagasca, en el barrio madrileño de Salamanca, nunca imaginó que la siguiente generación llegaría a vender sus productos alrededor de todo el mundo. “Veníamos de otro modelo de tienda, mi padre entendía este negocio de una forma y al cogerlo nosotros, hace una década, le dimos una vuelta, con una nueva visión. Yo vengo del mundo de la economía y estaba acostumbrado a la informática, al mundo digital”, explica Casado.

PIONEROS EN EL SECTOR

La pandemia ha reforzado la tendencia que ya venían experimentando en los últimos años: la venta online ya supone un porcentaje muy importante de la facturación. “Hemos conseguido un 35% de venta digital estable y el 65% restante viene de la venta física”, recalca el propietario de la mercería. Pero estos números no han sido sólo fruto de la época covid, sino que la incursión en el mundo digital ya viene de largo. Hace “unos 12 años”, cuando Antonio Casado heredó el negocio, ya apostó por este modelo. Fue un pionero.

Ha logrado, de forma estable, que el 35% de sus ventas sean a través de digital

“Es una tienda con solera, mucha gente nos conoce y tenemos una clientela fija, pero cuando cogí el negocio vimos que las mamás de hoy en día eran las niñas que antes venían a comprar con sus madres, que ahora están digitalizadas. El concepto de venta tradicional estaba dando un giro, venían con sus teléfonos en la mano y nos llamaban porque muchas se habían ido a trabajar fuera de Madrid, pero querían seguir comprando”, relata con entusiasmo. Con ese escenario decidió crear su propia página web, “cuando todavía casi nadie tenía una”, a modo de repositorio para tener online todo el catálogo de productos. “Informatizamos la tienda, digitalizamos el almacén, las bases de datos, e incluso ayudamos a los proveedores a crear códigos para tener controlado el stock. No sabíamos hacerlo, pero sí que sabíamos que era necesario, así que tuvimos que externalizarlo y recurrir a expertos”, rememora con ilusión.

En un momento en el que todavía no existía la idea de ecommerce que tenemos ahora, Casado, al frente de Edelweiss, ofreció el catálogo de forma digital para que los clientes pudiesen hacer los encargos por teléfono. “Habíamos arreglado nuestra casa por dentro, pero aún teníamos que salir fuera”, explica.

UN PLAN DE DIGITALIZACIÓN

Con una fuerte inversión y asesorado por expertos, este pequeño negocio tradicional se ha ido adaptando constantemente al ritmo frenético con el que evoluciona la tecnología. Primero fue la página web, luego la promoción a través de anuncios y adwords… Y las redes sociales, que les han abierto “un campo de visión” desconocido hasta entonces. En sus perfiles sociales cuidan hasta el más mínimo detalle y cuentan con fotografías propias, con pequeños modelos que lucen con gracia lazos, leotardos, diademas multicolores o incluso mascarillas infantiles, tan necesarias hoy en día. Y a través de redes como Instagram también venden con la herramienta de shopping de la plataforma.

Todo bajo una estudiada planificación. “Digitalizarse no es solo hacerse una web o perfiles de redes sociales. Implica mucho más, hay que hacer una inversión, que en nuestro caso va desde los sistemas informáticos hasta las fotografías de miles de productos. Todo para ofrecer un buen servicio y que se adapte a todos los soportes, tanto ordenador, como tablet o móvil. Con el asesoramiento de expertos seguimos innovando cada día y ahora hemos llegado a captar miles de seguidores con los que interactuamos”, explica.

Antonio Casado, propietario de Mercería Edelweiss, en las oficinas centrales, desde donde controlan el comercio electrónico.

Así han ido llegando a más público, tanto nacional como internacional, algo que les ha llevado a adaptar los métodos de pago: tarjeta de crédito, paypal y la gran novedad, Bizum, la plataforma de pago unificada entre varios bancos que permite hacer transferencias de pequeñas cantidades de dinero a través del número de teléfono. “Nos permite dar un servicio muy rápido. Ahora el cliente te pasa una devolución y en segundos, gracias a Bizum, le has devuelto el dinero”, recalca Casado.

Y es precisamente esa cercanía con el cliente, el trato personalizado y la respuesta 24/7 la que, según el propietario, es la clave del éxito. “En la tienda física te conocen, les enseñas el producto y pueden elegir, tocar y ver. Tú les asesoras y entablas confianza. Eso, en lo digital, es más complicado. Por eso es importante ofrecer un servicio rápido, personalizado y en el que puedas atenderles, por ejemplo a través de Whatsapp, a cualquier hora y desde cualquier parte del mundo”, asevera.

Un proceso de digitalización que, tal y como remarca Casado, no termina nunca. Entre las últimas novedades está la puesta en marcha de una app que se puede descargar en el teléfono móvil. Y en el horizonte más cercano está el lanzamiento de su renovada página web. La digitalización de su negocio les ha permitido internacionalizarse, capear la crisis derivada de la pandemia e incluso generar empleo, ya que ahora tienen en plantilla a más de una decena de trabajadores, “con una media de 35 años”, que se dedican a dar soporte a esa venta online.

AHORA MÁS CERCA

La crisis de la COVID-19 ha sacudido por completo a autónomos y pequeñas empresas. Con el fin de dar a conocer sus historias, Orange lanza Ahora más cerca, una iniciativa cuyo eje es un espacio Orange con tu negocio, en el que recogen testimonios y entrevistas personales de esos emprendedores que han tenido que adaptarse a lo largo de los últimos años o en los últimos meses. El periodista y economista Javier Ruiz es el encargado de dar voz a esas historias y, además, realiza un análisis económico de cada sector, señalando las oportunidades y aportando recomendaciones para que los empresarios puedan sacar el máximo partido a sus negocios. Próximamente iremos conociendo más historias en orangecontunegocio.com.

Fuente: El Mundo