Las librerías celebran su día el próximo 13 de noviembre, una fecha que encaran con cierto optimismo porque las perspectivas económicas van mejor de lo que pensaban y aunque la pandemia no permitirá que sea un año bueno, algo «imposible», el 20 por ciento de descenso de ventas es menos de lo que preveían.

El pasado 21 de octubre arrancó la campaña del Día de las Librerías 2020, un evento que, explica la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (Cegal), quiere centrarse este año en la presentación de su plataforma de venta online, en la que se han unido las librerías independientes.

Cegal es la promotora del Día de las Librerías, con el apoyo de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura y de Deportes, una jornada que comenzó a celebrarse en 2011 para formentar su imagen y para que contribuyese a dinamizar las ventas ante la campaña de Navidad.

Todostuslibros.com (TTL), la plataforma de la pequeña y mediana librería se creó hace nueve años, ha explicado el portavoz de Cegal, Jesús Manso a Efe, pero acaba de incorporar el comercio online a sus prestaciones de consulta bibliográfica, difusión cultural e interacción con el usuario.

Una plataforma que reúne 700 librerías de todo el país que tratan de trasladar la forma de relación con el lector en sus establecimientos también a internet. De ellas, 150 ya han incorporado la venta online directa.

Un millón y medio de libros se ofrecen en esta plataforma que tiene además una filosofía participativa con la implicación de todos los actores de la cadena del libro (distribuidoras, editoriales, creadores, librerías y lectores).

Las compras y las reservas pueden hacerse directamente a una librería determinada a través de esta plataforma que, asegura Manso, tiene la disponibilidad de libros más alta de España y hace las entregas en 48 horas.

Su página web tiene ya con más de 70 mil usuarios al día, una previsión de finalizar 2020 con 80 millones de páginas visitadas, y 26.175 usuarios registrados que ya pueden comprar, reservar, enviar cheques-regalo, seguir la actualidad librera o crear estanterías con sus selecciones.

Manso recalca la defensa del comercio de cercanía, de los barrios que supone esta plataforma frente a otras «que no sabemos ni dónde están».

Así, respecto a las declaraciones de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que ha pedido a los parisinos que no compren en Amazon por suponer «la muerte del pequeño comercio» el portavoz de Cegal considera que Francia «es un ejemplo en el que mirarse desde el punto de vista de los libreros y las Administraciones».

La celebración del Día del Libro, indica, estará marcado indudablemente por las circunstancias sanitarias pero los establecimientos quieren agradecer el apoyo recibido durante los últimos meses y por eso están organizando centenares de actividades presenciales y por internet.

Y además, quieren aprovechar la jornada para resaltar el importante papel que desempeñan tanto en el sector del libro como en la sociedad, con su arraigo en los barrios y la creación de comunidades lectoras.

El portavoz de la confederación ha recalcado que las librerías son lugares seguros y así lo ha entendido el público, que tras el cierre de estos comercios durante la primavera por la crisis sanitaria, se reencontró con sus libreros.

Y esta jornada será «una reivindicación de las librerías como espacio de encuentro» y aunque este año habrá limitaciones de aforo y normas higiénicas seguirán reivindicando a las librerías como espacios de encuentro seguro, la relación personal entre el librero y el cliente y la labor de prescripción literaria.

Las previsiones del sector en la pasada primavera, cuando el cierre de los establecimientos comerciales, eran muy negativas pero la respuesta de los clientes y la oferta de las editoriales ha hecho que acaben el año mejor de lo que pensaban, indica Manso.

«Tenemos una sensación buena», ha recalcado el portavoz de Cegal, que explica también que con todos los lanzamientos realizados por las editoriales para la campaña de Navidad tendrán una oferta de libros extraordinaria, «la más grande de los últimos tiempos».

Todos los autores conocidos tienen alguna novedad literaria, asegura Manso, que señala que con los dos meses y medio sin facturación por el cierre de las librerías, de que no haya habido celebración física del Día de Sant Jordi o de la Feria del Libro de Madrid, «nadie pensaba» que pudieran llegar a unas pérdidas solo del 20 por ciento.

Fuente: La Vanguardia