Piden que la venta no sea exclusivametne «on line» y que no haya tantas dificultades en la tramitación del reembolso que efectúa el Ayuntamiento

Los pequeños comerciantes del Casco Viejo y del Ensanche ven con buenos ojos que el Ayuntamiento de Pamplona esté trabajando para lanzar una nueva edición de los bonos PamplonaUp. ¡Arriba los negocios de Pamplona! antes de Navidad. La iniciativa la ven «muy necesaria» para recuperar un consumo que se ha frenado en las últimas semanas debido a las restricciones impuestas a sectores como la hostelería o limitaciones a las reuniones sociales, lo que ha provocado un menor tránsito por las calles del centro de Iruña durante los días laborables. Eso sí, los comerciantes piden al Consistorio que la nueva campaña de bonos sea más sencilla, tanto para ellos como para los clientes, y que no genere tantas dudas, preguntas y problemas como la que se puso en marcha durante septiembre y octubre.

«Me parecen estupendas todas las ayudas para revitalizar los negocios del Casco Viejo», asegura Francisco Javier Navarro Ruiz, de la tienda de moda Ortega. «La veo muy interesante porque Navidad es muy importante para el pequeño comercio. Nosotros también hacemos ofertas propias para esas fechas, por lo que, sumando las dos campañas, va a ser un buen empujón», afirma Alberto Bermejo, de la tienda de ropa Lois. «Estamos muy contentos. Encantados de que el Ayuntamiento destine partidas hacia el comercio local porque si el comercio muere, muere la economía», señala Javier Moral, de García Men&Women Space. «Nos dará un buen empujón, pero todo dependerá de cómo evolucione la pandemia», incide Mikel Luzea, de Estilistas Mikel Luzea.

CAMBIAR EL MODELO Eso sí, los comerciantes piden al Ayuntamiento que cambie ciertas cosas respecto a la campaña anterior, que terminó con solo un 33% de los bonos vendidos.

En concreto, quieren que la adquisición de los bonos sea «más sencilla» y que la venta no sea solo a través de la página web www.pamplonup.es o la aplicación que desarrolló el Ayuntamiento. «Hay que buscar un sistema más cómodo para la gente mayor. Igual el papel no es lo más adecuado actualmente, pero para ellos es lo más cómodo. No todo el mundo sabe comprar por internet», argumenta Eduardo Aristu, de la peluquería Eduardo Aristu. «La gente joven enseguida se mete en la página web y compra los bonos on line, pero mi clientela es sobre todo gente mayor que no se apaña del todo. Hay que buscar fórmulas más sencillas para todo el mundo», apuntan desde Ortega, que apuestan por una tarjeta de descuento y exclusiva para compras en pequeños comercios. «Como una tarjeta de crédito, pero para compras en el Casco Viejo», subrayan.

Los comerciantes también reclaman que no sea tan difícil acreditar al Consistorio que en su establecimiento se han gastado los bonos de descuento. «La página web ha funcionado fatal sobre todo a la hora de justificar que en nuestro negocio se habían canjeado bonos», comenta Eduardo, que estaba contestando a tres correos del Ayuntamiento por problemas con el canjeo. «No es un sistema ágil. Para los negocios pequeños es una carga excesiva y no podemos tener a una persona en exclusiva para que resuelva dudas con el Ayuntamiento», critica.

Además, exigen que, cuando se lance la campaña, se haga una mejor difusión. «La gente no estaba informada», asegura Javier Moral. «Hubo poca información. Muchos clientes venían y preguntaban dónde tenían que coger los bonos o cómo se hacía», recuerda Mikel Luzea.

CAÍDA DEL CONSUMO La Asociación de Comerciantes del Ensanche de Pamplona ve «muy interesante» e «importante» la futura campaña. «Las ayudas a los pequeños comercios siempre son bienvenidas», indica Olga Sarasa, presidenta de la asociación. Mas aún, cuando el consumo ha caído en la zona en las últimas semanas debido a las restricciones a otros sectores como la hostelería, que ha provocado que haya un menor tránsito de personas. «Notamos mucha caída la semana que anunciaron el cierre de los bares», comenta Itziar Olabe, de la tienda de ropa de deporte Muga. «El cierre de bares hace que suba menos gente al centro. Lo estamos viendo», asegura Mikel Gorricho, de Colchones Gorricho.

Como consecuencia, los negocios pierden lo que se conoce como compra por impulso, personas que no tenían intención de comprar pero que lo hacen debido a que pasaban por la zona. «Antes la gente venía a tomarse un café o de vermú, y al pasar por un escaparate igual le daba por comprar. Ahora solo vienen los que desde el principio tenían intención de compran», señalan desde la tienda de ropa Koala.

«La gente venía al vermú y al pasar por el escaparate igual le deba por comprar»

ITZIAR OLABE

Tienda de ropa de deporte Muga

«Hay que buscar un modo de compra más sencillo para todo el mundo»

JAVIER NAVARRO RUIZ

Tienda de moda Ortega

«La página web ha funcionado fatal para justificar el canjeo de bonos»

EDUARDO ARISTU

Peluquería Eduardo Aristu

«Las ayudas a los comercios locales siempre son bienvenidas»

OLGA SARASA

Comerciantes del Ensanche

Fuente: Noticias de Navarra

Etiquetas: