El sector denuncia la falta de ayudas directas cuando en otros países de Europa estas alcanzan casi los 40.000 millones

Las nuevas restricciones que han aplicado las distintas comunidades autónomas vuelven a disparar los ERTE en la hostelería en el mes de noviembre. Según ha explicado hoy el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en su cuenta de Twitter, desde el final de septiembre los afectados por un ERTE en la hostelería han crecido en más de 80.000 personas. Esto quiere decir que en estos momentos hay unos 220.000 trabajadores del sector afectados por este mecanismo, por lo que solo en el mes de noviembre se han registrado más de 100.000 casos.

Escrivá ha comentado que en la actualidad los casos de ERTE se sitúan en un número cercano a los registrados en septiembre, unos 730.000. Por lo tanto, si octubre se cerró con casi 600.000 afectados, según los datos de Seguridad Social, en el undécimo mes del año la cifra de personas que entran en un ERTE vuelve a crecer en unas 130.000. Y de estas, la hostelería es el sector que más trabajadores ha vuelto a incluir. En concreto, el sector de servicios de comidas y bebidas terminó septiembre con 136.821 trabajadores en un ERTE. Esta cifra disminuyó hasta los 117.208 en octubre, o sea, casi 20.000 personas menos. Pero si desde septiembre los afectados han crecido en más de 80.000 esto supone que en noviembre la hostelería ha incluido a más de 100.000 personas en un expediente de regulación temporal.

Los 220.000 trabajadores de la hostelería que están un ERTE supone que el sector aglutine casi un tercio del total, y no se descarta que estos números sigan creciendo en diciembre. Es más, con estos nuevos casos, el sector supera los registrados durante los meses de verano. Por ejemplo, a cierre de julio contaba con un total de 205.358 personas afectadas.

Mientras los parones temporales de la actividad se suceden, el fantasma de los cierres difinitivos continúa acechando. De hecho, según datos de la patronal Hostelería ya son más de 65.000 establecimientos los que han tenido que cesar su actividad definitivamente, y augura que se llegue a los 100.000 en los próximos meses. Además, cifran en más de 350.000 empleos los desaparecidos desde que estallara la crisis, mientras que la facturación ha caído en un 50%. Así, casos de cierre de establecimientos tradicionales, como el Bar Manolo en Sevilla y la cafetería Hontanares en Madrid, se suceden día a día.

Ayudas directas

Con este panorama, el sector sigue reclamando ayudas para que la crisis sanitaria no se lleve a miles de negocios más. Así, la plataforma Juntos por la Hostelería, que comprende a toda la cadena de valor del sector, advierten de que serán necesarios 8.500 millones de euros para frenar su desplome, que según sus datos podría llegar a perder un millón de empleos. Desde el Gobierno se estudia acometer ayudas específicas para el sector, pero todavía se desconocen cuáles serán esas medidas y sí contará con ayudas directas.

La hostelería ve capital que reciba ayudas directas y no más moratorias ni créditos, porque de lo que adolece el sector es de liquidez, según explican. Además, denuncian que en otros países de Europa, donde el peso de la hostelería en el PIB no es tan grande como en España, donde represeta el 6,2%, se han ejecutado ayudas directas por valor de casi 40.000 millones de euros.

En concreto, según explican desde Competur, Alemania y los Países Bajos son los que más ayudas han destinado al sector, con cantidades que ascienden a los 10.000 y 15.000 millones de euros respectivamente, seguidos por Francia, en el que se destinan 6.000 millones de euros a bares y restaurantes. En el caso de Italia, las ayudas ascienden a unos 5.600 millones de euros. Además, destacan la rapidez con la que estos países aprobaron las ayudas cuando anunciaron restricciones al sector. Así, tanto Alemania, como Francia e Italia no dejaron transcurrir una semana desde que impusieron cierres en la hostelería y decretaron las ayudas.

Fuente: ABC