El Consistorio sitúa en el estudio unos 1.500 bares y restaurantes así como 500 peluquerías

El Ayuntamiento de Córdoba ha identificado a unas diez mil empresas que, por la actividad que desarrollan, son las que están más cerca de desaparecer si persiste la crisis del coronavirus y sus respectivas restricciones que impiden un desenvolvimiento normal del sector. Se trata de negocios, fundamentalmente pequeños, que han sido clasuficados en cuatro niveles con el objetivo de establecer un plan de ayudas en función del nivel de ahogamiento de cada sector. Todo ello se encuentra bajo la negociación de los grupos municipales.

Los bares y restaurantes, la hostelería, es el grupo más numeroso. Por encima del comercio, reconocen los responsables del estudio que se ha realizado en el Instituto Municipal de Desarrollo Económico (Imdeec) que dirige Blanca Torrent. La adscripción en un grupo u otro es lo que daría la posibilidad de obtener una ayuda con carácter fijo. Un empujón para intentar salvar la actividad con todos los medios que se ponen en estos momentos a disposición de las instituciones municipales.

Los grupos muninicipales negociaban ayer el esquema definitivo de gasto de los remanentes municipales, una partida que se puede liberar ya y que asciende a 17 millones de euros. De toda esa cantidad, entre cuatro y seis millones —en función de lo que decidan los grupos municipales finalmente— se irán a esas ayudas empresariales de emergencia. Todo pretende hacerse por concurrencia competitiva (las empresas tendrían que optar a la ayuda presentando la documentación pertinente) y se establecería como una cuantía fija en función de la situación de cada sector. Por ejemplo, el comercio minorista de alimentación se ha situado fuera del concepto mismo de empresas en situación de riesgo porque los datos del sector indican que, salvo excepciones, es una actividad de primera necesidad que está aguantando. La hostelería se ha colocado en el máximo riesgo. Las más de 500 peluquerías y salones de belleza de la ciudad también han sido colocados en una situación de supervivencia compleja.

Tras varias reuniones, el máximo responsable del gobierno municipal, José María Bellido (PP), pidió a todos los grupos municipales que hagan un esfuerzo definitivo por llegar a un acuerdo sobre la situación. El PP, sostuvo, no tiene votos suficientes para aprobar por sí mismo por lo que es preciso desarrollar una votación consensuada en el Pleno que permita poner en marcha esta iniciativa sin interrupciones. La situación de emergencia es lo suficientemente catastrófica, explicó Bellido, para que asunto se decida de forma rápida.

El segundo gran paquete de ayudas será en materia social que ya ha tenido un primer incremento de 2,5 millones de euros. En este caso, el alcalde exigió al Gobierno que trabaje más para que el Ingreso Mínimo Vital sea una realidad y no el fiasco administrativo en el que se ha convertido por la enorme relevancia de las denegaciones sobre las solicitudes efecutadas.

Fuente: ABC

Etiquetas: