Saltar al contenido

La hostelería y los centros comerciales abrirán el lunes en Asturias con severas restricciones

Cuatro personas por mesa, dos metros entre sillas de distintas mesas y prohibición de usar las barras, entre las restricciones

Hoy reabren cines, teatros, museos. También instalaciones deportivas al aire libre. El lunes, día en que el inicio del toque de queda se retrasa de las diez a las once de la noche, lo harán los negocios de hostelería, los centros comerciales y los comercios de más de 300 metros cuadrados, los gimnasios, centros deportivos e instalaciones deportivas cerradas. Será una reapertura «progresiva, adecuada y proporcionada» a la actual situación epidemiológica. Una reapertura que llega tras cuarenta días de cierre y numerosas protestas por parte de los sectores afectados y que se produce en un escenario que aún siendo todavía de riesgo muy alto, presenta una tendencia «favorable» que, de seguir así, permitiría al Principado bajar un escalón en cuanto al nivel de riesgo y situarse en un nivel 3 -riesgo alto- en los próximos días.

¿En qué condiciones podrá reabrir la hostelería? En primer lugar, lo hará sin límite de aforo tanto en interior como en exterior -Salud pide que «se prioricen» las terrazas-, pero con la limitación de cuatro personas como máximo por mesa y con una distancia entre sillas de distintas mesas de dos metros. Nada de barras y, condición importante, «atendiendo de forma estricta a la ventilación», planteó ayer el consejero de Salud, Pablo Fernández. De hecho, «aquellos espacios interiores que no puedan garantizar una ventilación adecuada no podrán ser usados», dice la resolución publicada en el BOPA.

El hecho que de el toque de queda se retrase a las once de la noche responde en parte a las reclamaciones del sector, aunque no al cien por cien. El presidente de Otea, José Luis Álvarez Almeida, en una entrevista a EL COMERCIO hace cinco días incidía planteaba esa reclamación. La de poder atender clientes hasta las once de la noche para tener cenas. Eso suponía, en la práctica, retrasar aún más el toque de queda. Hasta las doce de la noche, para dar margen a los negocios a desalojar y recoger entre las once y las doce. No fue atendida en toda su extensión esa reclamación, pero tampoco se cumplieron las expectativas más pesimistas de quienes pensaban que, de entrada, solo se permitiría la actividad hostelera en terrazas. O que, de poder reabrir los interiores, sería con un aforo limitado.

Si habrá esa restricción en el número de clientes en las grandes superficies, centros comerciales y tiendas de más de 300 metros cuadrados. Tanto en las zonas comunes como en los comercios solo podrá haber el 30% de la capacidad total.

Fuente: El Comercio

AGECU