Los centros comerciales seguirán cerrados todos los días a la semana y el comercio no esencial, los fines de semana. La restauración sólo podrá operar a primera hora de la mañana y durante el mediodía.

De nada han servido las protestas que han hecho los centros comerciales, la restauración y los botiguers de Cataluña durante los últimos días.

Las restricciones que la Generalitat puso en marcha para contener la tercera ola del Covid-19 seguirán activas, al menos hasta el 24 de febrero. Es una medida que varios agentes económicos, como Comertia, Barcelona Comerç, Barcelona Oberta y la patronal de centros comerciales han criticado, ya que coincide con uno de los periodos de mayor actividad del año, el inicio de la campaña de rebajas de invierno.

Además de restricciones al comercio, los catalanes tampoco podrán salir de la localidad donde residen salvo para ir a trabajar y motivos de fuerza mayor, como el cuidado de un familiar. Así lo han anunciado, en una comparecencia conjunta, los consejeros Alba Vergés (Salud) y Miquel Samper (Interior).

Los únicos comercios que desde el siete de enero pueden abrir son los esenciales. Si son de otros sectores, están en un núcleo urbano y tienen hasta 400 metros cuadrados de superficie, también pueden hacerlo, pero únicamente entre semana y con un límite a su aforo del 30%.

Vergés ha avisado de que en los próximos días crecerán los indicadores epidemiológicos por lo que ha pedido siete días más para «ver el comportamiento de la pandemia», informa Europa Press.

Los pronósticos de la Consejería de Salud prevén que el pico de ingresos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales se produzca dentro de un mes. Por esta razón, la Generalitat quiere retrasar las elecciones autonómicas, convocadas para el 14 de febrero, aunque esta decisión no se adoptará formalmente hasta este viernes.

Fuente: Expansión