El comercio al por menor, por su parte, es el cuarto más afectado por este tipo de expedientes, sólo por detrás de concesionarios, restaurantes y hoteles.

Nueve meses después de que se declarase el estado de alarma, la industria de la moda no se deshace de los expedientes de regulación de empleo (Erte). A 31 de diciembre del año pasado, el textil, la confección y el calzado sumaban 7.553 trabajadores afectados por una suspensión temporal de empleo o una reducción de jornada a través de un expediente, según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Se trata de un dato que agrava la imagen del empleo en el sector, que cerró 2020 con la pérdida de 10.764 trabajadores afiliados a la Seguridad Social, hasta una media de 126.594 trabajadores en diciembre. 

El número de afectados por un Erte en la industria de la moda equivale al 6% del total de afiliados medios al sector en diciembre y al 7,3% del total de afiliados en el régimen general de la Seguridad Social. Asimismo, el número de afectados en textil, confección y cuero y calzado supone el 1% del total de 755.613 afectados en el conjunto de sectores económicos por los Erte.

Del total de afectados en la industria de la moda, el 38,8% están ligados a Ertes ordinarios, mientras que el resto responden a los afectados por los supuestos introducidos por el Gobierno como medida para que las empresas puedan paliar los efectos de la pandemia y las restricciones a la actividad económica.

Por otro lado, el 37% de los afectados son hombres (con un peso menor en el conjunto de la industria de la moda). En el textil, la tasa de hombres entre los afectados por un Erte asciende al 51,8% y se sitúa en el 56% en el sector del cuero y el calzado; en cambio, en la confección las mujeres son mayoría entre las afectadas, con el 78% del total.

En total, textil, confección y cuero y calzado sumaban en diciembre 1.515 empresa con Erte en marcha, lo que supone que cada una tenía, de media, cinco trabajadores afectados, frente a los 4,3 trabajadores por empresa que se da en el conjunto de sectores económicos.

En el textil, la media de afectados por empresa sube a 5,6 trabajadores; en el sector de la confección, a 4,6 trabajadores, y en el sector del cuero y el calzado, a 5,1 trabajadores en Erte por empresa.

Aunque no hay estadísticas sobre el comercio de moda, las restricciones a la actividad comercial han situado al sector del comercio como uno de los más afectados en Espeña por los Erte. Según los datos del Ministerio, sólo superan al sector del comercio minorista (con 41.949 afectados) los concesionarios de coches y motocicletas (56.435 afectados), los servicios de alojamiento (111.479 afectados) y el sector de servicios de bebidas y comidas (241.390 afectados).

Fuente: Modaes.es

Etiquetas: