El número de ocupados en el textil, la confección y el calzado se situó en 138.400 personas a cierre de año, el mínimo desde 2013. La caída relativa, del 19,4%, es la mayor desde que hay registros.

La pandemia borra la recuperación del empleo en moda y lo devuelve a niveles de la Gran Recesión. Durante 2020, el textil, la confección el calzado destruyeron 33.000 puestos de trabajo, el máximo desde que hay registros, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El empleo estimado en la industria de la moda se situó en el cuarto trimestre en 138.400 personas, lo que supuso un desplome del 19,4% en relación al año anterior y el mínimo desde 2013, en plena crisis financiera.

El Covid-19 también ha truncado una racha alcista de recuperación del empleo tras la Gran Recesión: el número de ocupados comenzó a aumentar de nuevo en 2014 y se había mantenido al alza desde entonces, con la única excepción de 2018.

En el conjunto de la economía española, se destruyeron 622.600 empleos durante el año pasado y la tasa de paro aumentó hasta el 16,13%. Con todo, el número de ocupados aumentó en 167.400 trabajadores en el último trimestre.

La moda, en cambio, destruyó empleo cada trimestre del último año. La caída comenzó ya en el primero, con un descenso del 3,9% en relación al trimestre anterior. En el segundo, marcado por la declaración del estado de alarma en España y la hibernación de la economía durante dos semanas, el número de ocupados se hundió un 11,8%, y en el tercero cayó otro 4,6%. En el cuarto, el descenso se ha moderado, hasta el 0,4%.https://datawrapper.dwcdn.net/94KnL/1/https://datawrapper.dwcdn.net/JA5Uk/1/

La evolución ha sido muy desigual en los tres subsectores del negocio de la moda. El más golpeado fue el cuero y el calzado, que ha pasado de ser el segundo mayor empleador del sector a ser el que menos plantilla tiene.

A cierre de 2020, el empleo estimado en el calzado se situaba en 37.100 personas, un 34,2% menos que el año anterior. El segundo subsector que más puestos de trabajo destruyó fue la confección, con una caída del 24,6%.

Si antes de la crisis, la confección empleaba a 59.300 personas, siendo el mayor empleador de la industria española de la moda, a cierre de 2020 contaba con 44.700 trabajadores. En cambio, el textil evitó la tendencia general y cerró el año al alza, con un tímido aumento del 0,9% en su plantilla. Gracias a este leve crecimiento, el sector empleaba en el cuarto trimestre a 56.600 personas, siendo el que más puestos de trabajo genera en el negocio de la moda. 

Fuente: modaes.es

Etiquetas: