La cadena de almacenes cerrará en unas semanas su centro de Linares y transformará en ‘outlets’ otros como el de Guadalajara. Tras décadas de expansión, empiezan a verse señales de contracción

No suelen verse en El Corte Inglés estanterías vacías, lineales sin reponer o el hueco de un televisor que fue vendido hace días y que nadie ha reemplazado en la sección de Electrónica. La cadena de almacenes ha cimentado su reputación en el cuidado de este tipo de detalles, pero en su centro de Linares, que se clausurará el mes que viene, la orden es ya no reponer. Aunque el cierre ha sido calificado como “temporal”, pocos en el pueblo creen que vayan a abrir otra vez. Se especula con que pueda transformarse en un centro de logística o en otro tipo de establecimiento que contribuya a aliviar el doloroso declive de una de las ciudades con más desempleo de España.

En Guadalajara, la marca ya ha bajado la persiana y se está aprovechando el cierre decretado por el covid para hacer obras dentro. Cuando acaben, desaparecerá el cartel que lleva más de 13 años ahí colgado y se sustituirá por otro donde diga ‘Outlet’. Las tiendas del grupo Inditex también han dicho que se van. Fuentes de El Corte Inglés insisten en que se mantendrá la actividad y se dejará abierto el Hipercor de la planta baja. «No es un cierre, es una transformación«, repiten. Pero lo cierto es que no volverá a ser como hasta ahora: una versión en miniatura de los míticos almacenes, un lugar que…

Leer noticia completa: El Confidencial