La cadena textil revela que más de la mitad de sus establecimientos abiertos pertenecen a su filial española, cuya facturación solo cae un 15%, mientras que en los países ‘cerrados’ se redujo a cero.

A falta de comercio electrónico, una de las grandes firmas de moda del mundo reduce a cero sus ingresos con los confinamientos. Por este motivo, las tiendas españolas en Primark han salvado las cuentas de la cadena textil irlandesa en los últimos meses de la pandemia gracias a las limitaciones más laxas en el país frente a Reino Unido,  Alemania o Francia. Las restricciones han golpeado las ventas de la compañía, que no cuenta con canal ‘online’ y ha tenido que aferrarse a su facturación en las tiendas físicas abiertas. PUBLICIDAD

Según su avance de ventas del primer semestre fiscal (septiembre-febrero), los establecimientos abiertos en España (42) representaron más de la mitad de los 77 que Primark tiene operativos en todo el mundo, aportando más de la mitad de los 2.552 millones de euros que la empresa estima que facturó de septiembre a febrero. En situación normal, el peso de las ventas españolas representa alrededor del 20% del total. En 2019, Primark España facturó 1.500 millones de euros frente a los 8.500 millones de su matriz, mientras que por número de locales solo Reino Unido está delante. La compañía no hizo comentarios a ‘La Información’ sobre la estructura de sus ventas.

La cifra de ventas de la cadena propiedad del grupo Associated British Foods (AB Food) se desplomó un 40,5% en relación con la del mismo periodo del año anterior y asume un impacto adverso de unos 1.276 millones de euros por el cierre de tiendas entre noviembre y diciembre. La situación sanitaria también afecta a las tiendas abiertas, debido a que el gasto y la afluencia es menor y están condicionados a los horarios impuestos, pero la compañía destaca que el negocio «se mantiene sólido» y que en esos casos las ventas solo disminuyen un 15% respecto al último año. 

En ese sentido, España también es el país donde menos tiendas quedan por abrir y donde antes se prevé que se podrá volver a operar, según las previsiones de Primark. En concreto, seis tiendas españolas abrirán el próximo 1 de marzo y las otras dos restantes el 11 de marzo. La posición privilegiada del país en el negocio se debe a las restricciones más laxas que han impuesto algunos Gobiernos regionales y a la desescalada más rápida. En enero, en el pico de la tercera ola, solo 10 de las 50 tiendas permanecían cerradas. Unas limitaciones que, además, han sido solo impuestas durante periodos cortos de tiempo y no se han extendido durante meses como en Reino Unido.

Reapertura a partir del 8 de marzo

Pese a que las tiendas abiertas en España son un revulsivo para sus ventas, Reino Unido sigue siendo el principal el mercado Primark, por lo que la reapertura anunciada esta semana por Boris Johnson es necesaria. En Inglaterra, donde hay 153 tiendas, la reapertura está prevista para el 12 de abril y en Escocia, con 20, el 26 de abril. Sin embargo, Gales todavía no cuenta con fecha conocida de cuándo podrán aceptar clientes. Otros países destacados son Alemania, con 32 tiendas que volverán a estar disponibles para los clientes el 8 de marzo, u Holanda, con 20 establecimientos disponibles a partir del 15 de marzo. 

La dependencia de sus tiendas físicas pone en cuestión el modelo del negocio ‘retail’ de AB Food, que no cuenta con canal ‘online’ y durante los primeros meses de confinamiento sus ingresos cayeron a cero. Sin embargo, el gigante irlandés, tercero en el ránking de ventas de 2019 por detrás de Zara y Mango, mantiene su apuesta por la venta en tienda física y prevé aumentar las superficies de venta. El objetivo es conservar el ‘low cost’ y no incurrirá en gastos asociados a la venta por internet o a la red de entregas. 

El crecimiento de su red de tiendas sitúa a España a la cabeza. Más allá de la situación actual, la apuesta de Primark en el país es destacada en base a los resultados. El último año fiscal sus ingresos ya ascendieron a 1.097 millones de libras, el 18,6% de los casi 6.000 millones que facturó el grupo de ‘retail’. De este modo, entre este año y el próximo abrirá siete nuevos establecimientos que crearán 650 nuevos empleos. Las nuevas tiendas de Primark se ubicarán en Cádiz, Gerona, San Sebastián, Madrid, Bilbao, Vigo y Marbella, para sumar 57 establecimientos.

Azucarera, el otro negocio del dueño de Primark

Pero España no solo resulta rentable para AB Food por sus tiendas de Primark. El grupo británico-irlandés se dedica, además, al sector alimentario y entre sus filiales destaca la española Azucarera. Dedicada a la producción de azúcar de remolacha y al refinado de azúcar de caña cruda, en el último año fiscal salió de pérdidas y cerró con un beneficio operativo ajustado de 111 millones de euros, casi el cuádruple que el ejercicio anterior. 

Según recoge su informe anual, el negocio en España «ha tenido un desempeño particularmente fuerte». Los buenos resultados se alcanzaron gracias a los precios de venta más altos, a los menores costes de remolacha y a una reducción significativa de los costos operativos. Esto permitió una cancelación única no monetaria del fondo de comercio de 23 millones de libras como cargo excepcional. La pandemia no ha afectado a este sector y el grupo estima que los ingresos del primer semestre estén en línea con los del año pasado, así como la producción.

Azucarera perteneció hasta 2008 a Ebro Foods y años después fue adquirida por AB Foods. Sin embargo, a la compañía le ha costado revertir sus malos resultados lastrada especialmente por los precios del azúcar. El grupo matriz, dirigido por la familia Wetson, una de las más ricas de Reino Unido, cuenta con otras grandes marcas como Selfridges o  Twinings

Fuente: lainformacion